Grande e General Estoria

Gran miscelánea histórica española mandada com­pilar por el rey Alfonso el Sabio (1220- 1284), por una comicomisiónsabios en la que estaba fuertemente representado el ele­mento semítico. Titulada originariamente General Estoria, se divide en seis largas partes de las que sólo la primera fue pu­blicada por A. Solalinde, en 1930. Pretende ser una historia universal y, en efecto, par­tiendo de la creación del mundo, llega, a través de la historia hebraica, egipcia, grie­ga, romana y española, hasta los comienzos del cristianismo, poniendo sobre un único plano historia y leyenda, autoridad de las Escrituras y cantares de gesta. El plan ori­ginario incluía también la historia contem­poránea, pero la narración se detiene en el nacimiento de la Virgen. Nos enfrentamos ya con una actitud intelectual que, dentro del irreversible devenir del tiempo, preten­de fijar una línea de evolución, no con los hechos, sino con su interpretación. No co­nocemos todos los nombres de los colabo­radores, pero huelga decir que fueron ele­gidos entre los más sabios de España, los cuales pusieron a contribución toda la cien­cia sagrada y profana: desde la Biblia a los Padres de la Iglesia, desde los poetas cristianos a los paganos, y los cronistas an­tiguos y modernos, la mitología y las no­velas. La prosa de la obra es muy elemental y por los varios estilos que en ella se no­tan, aparece como una compilación colectiva a la que ha faltado una revisión general.

A. R. Ferrarin