El Maligno, Jean-Baptiste-Louis Gresset

[Le méchant]. Comedia en cinco actos de Jean-Baptiste-Louis Gresset (1709-1777), representada en 1745. Es la única comedia que este autor compuso y es la mejor de la época, pues reproduce con viveza la esencia de la sociedad del momento: ironía y pobreza de sentimientos. Cleonte, el maligno, se divierte en llevar el desconcierto donde quiera que vaya, no por verdadera maldad, sino para divertirse y burlarse de las desgracias ajenas. Introdu­cido en la noble y honrada familia de Va­lerio, quiere revolverlo todo. Valerio, por deseo de los suyos y también por propia inclinación, está prometido a una muchacha provinciana, Cloe, su compañera de infan­cia. Después de una estancia en París, Va­lerio, contaminado por el contacto con la frívola y corrompida sociedad de la época de la Regencia, pero sobre todo inspirado por Cleonte, que se ha convertido en su ídolo y su modelo, trata de deshacer su matrimonio.

Cleonte trabaja activamente para ello, lanza calumnias sobre la mora­lidad del joven, le induce a rebelarse con­tra el buen Geronte, padre de Cloe, y pro­cura que riña también con ella, sugirién­dole actitudes de fatuidad y burla que han de decepcionar a la joven provinciana. Pero ésta, dominada por un sentido común in­nato y por un fuerte afecto hacia Valerio, consigue triunfar de las malvadas inspira­ciones de Cleonte y atraer nuevamente a Valerio. El personaje de Cleonte desciende visiblemente del Tartufo (v.) de Molière y del Médisant (1715) de Destouches, así como de otros personajes de Marivaux; y, en consecuencia, es también algo pariente del don Marzio (v.) de El café (v.) de Goldoni. Pero tiene una fisonomía peculiar. Cleonte no hace estremecer, es siempre correcto y audaz; cuando es expulsado, queda humillado pero no vencido, pues al fin sólo buscaba su maligno placer.

G. Alloisio

Pintura fiel de aquella sociedad del si­glo XVIII sin alma y sin poesía. (Villemain)