El Guardavía Thiel, Gerhard Hauptmann

[Bahnwdrter Thiel]. Relato o, como dice el subtítulo, «estudio novelesco», de Gerhard Hauptmann (1862-1936), publicado en 1887.

La acción se desarrolla con un rápido y gradual «cres­cendo» hasta el punto culminante, iniciándose en una situación vulgar, como es la del guardavía Thiel que, habiendo enviuda­do y con un niño de pocos días, ha de pa­sar en seguida a nuevas nupcias, para tener quien se cuide de la marcha de su casa y del niño. Pero la mujer elegida, una aldea­na tan fuerte y robusta como vulgar y brutal, se impone muy pronto a su marido, que la soporta por amor a la vida tranquila, no ama al pequeño Tobías y le maltrata. Thiel, que siente verdadera adoración por el niño, se da cuenta de ello, y lentamente, penetra en su ánimo un sordo rencor con­tra la mujer y el recuerdo nostálgico de su primera esposa se hace más vivo, le turba durante el sueño, le da momentos de alu­cinación. Hasta que la tragedia se perfila. Un día la mujer deja abandonado al pe­queño, que acaba arrollado por el tren que llega. Al guardavía, idiotizado por el dolor, lo llevan a casa sin sentido; pero a la ma­ñana siguiente la mujer es hallada con la cabeza partida de un hachazo y el segundo hijo recién nacido con la garganta cortada. Y los que han salido en busca de Thiel, le hallan, perdida la memoria y loco, sobre las vías aún manchadas por la sangre de su hijito, y sólo a la fuerza consiguen sacarle de allí y llevarle al manicomio.

El relato juvenil contiene en germen los ele­mentos fundamentales de la obra posterior del poeta; hay el elemento naturalista en la viva representación de las escenas; el desarrollo gradual de la tranquilidad a la inquietud, a la alucinación y a la trágica locura de Thiel denota la intuición psico­lógica, y aquel sentido abierto a todo su­frimiento humano que hizo de Hauptmann uno de los autores más populares de alemania.

M. A. Zaghetti