Cuadro Histórico y Político de Europa Desde 1786 a 1796, Louis-Philippe de Ségur

[Tableau historique et politique de l’Europe depuis 1786 jusqu’en 2796]. Obra de Louis-Philippe de Ségur (1753-1830), publicada en 1801, a poca distancia de los acontecimientos que el au­tor trataba de reconstruir y enjuiciar, lo cual estaba en condiciones de hacer gracias a su actividad diplomática en la corte de Catalina II de Rusia y de Federico Gui­llermo IV de Prusia.

El período tratado co­rresponde al reinado de este soberano, al que iba dedicada la primera edición del libro. El heredero del trono de Federico el Grande, aunque no de su genio, agitó a Europa con una política inquieta e incons­tante, que le impulsó a lanzarse a arries­gadas empresas, de las que en seguida le distraían su indolencia y su afición a los placeres y al misticismo que los «ilustra­dos» cultivaban en él. Así favoreció la in­surrección de Holanda para después conquistarla, sublevó a Polonia, participando luego en su división, provocó la guerra de Turquía contra Austria y Rusia en 1787, sin ayudarla, se puso a la cabeza de la coalición contra Francia, abandonándola luego para concluir la paz de Basilea. Sé­gur analiza también la política de los de­más estados europeos, particularmente la de la Rusia de Catalina II, en la múltiple lucha empeñada contra Turquía, Suecia y la rebelde Polonia.

El gran acontecimiento de la Revolución Francesa, de la que halla­mos en este libro una relación propiamen­te dicha, desde el punto de vista liberal antijacobino, influye sobre toda la política europea; en tanto que la coalición propug­nada por el rey de Prusia influyó, a su vez, sobre la revolución, provocando la ruina del rey, el desencadenamiento de una se­gunda revolución más violenta, y las triunfales victorias francesas, de las que Rusia se aprovechó para asestar el último golpe a Polonia, e Inglaterra para buscar compen­sación en los mares. La cuestión polaca y las derrotas debilitaron la coalición, de la que se separaron Toscana, Suecia y la mis­ma Prusia en 1795, al firmar la paz de Ba­silea. Al morir en 1797 Federico Guillermo, a pesar de sus errores, dejó el reino en paz y territorialmente engrandecido. La obra tiene valor documental por la parte tomada por Ségur en los acontecimientos, y cons­tituye una desapasionada y aguda inter­pretación de la política de los Estados Europeos, explicando además cómo la divi­sión de Polonia favoreció el triunfo de la Revolución y el de las armas francesas.

P. Onnis