Crestomatía, Proclo

Historia elemental de la literatura grie­ga de Proclo, gramático griego, probable­mente del siglo II, que es casi cierto que no debe identificarse con el filósofo neo- platónico autor de los Himnos (v.). La Cres­tomatía no nos ha llegado completa, sino sólo a través de los extractos de los dos primeros libros, debidos al patriarca Focio (827-898), según el cual son cuatro los li­bros de la obra, que, por el contrario, Sui­das (siglo X) reduce a tres. Tras una breve introducción sobre la diferencia entre pro­sa y poesía, en la parte que ha llegado hasta nosotros, el autor trata de la poesía épica y de los varios géneros líricos (elegía, yam­bo, mélica). Es presumible que en los otros dos libros perdidos el autor pasase a con­siderar la poesía dramática.

Para el cono­cimiento del Ciclo épico griego (v.), la Crestomatía es la fuente principal de mu­chos poemas perdidos. Proclo da el resu­men, que probablemente no deriva del ori­ginal, sino de resúmenes anteriores; es una narración continua de los hechos en orden cronológico, en la que, por lo menos en al­gunos trechos, no se sigue el orden con que estaban narrados en los poemas mis­mos. De particular interés son las noticias que la Crestomatía aporta sobre la poesía lírica. La obra de Proclo tuvo una gran di­fusión entre los eruditos posteriores (desde los escoliastas hasta Dionisio Trace y Tzetzes al Etimologicon Magnum, etc.), y fue utilizada todavía en el siglo XII por Miguel Itálico.

C. Schick