Coplas de Mingo Revulgo, Rodrigo de Cota

Sátira española de carácter políticosocial, relativa a los tiempos de Enrique IV y publicada en la segunda mitad del siglo XV. Se ha atri­buido a diversas personalidades literarias (entre ellas a Rodrigo de Cota y a Hernan­do del Pulgar, que hizo uno de sus comen­tarios); sin embargo, hasta que se pruebe lo contrario, es prudente considerarla como obra anónima. Se publicó, según parece, en 1485. Se compone de 32 estrofas de versos octosilábicos, y a pesar de que recuerde en su tono general las Coplas del Provincial (v.), carece afortunadamente de la obsce­nidad y violencia del famoso libelo. Dos pastores, Mingo Revulgo y Gil Arribato, que representan el bajo pueblo y la alta burguesía, se encuentran y, recurriendo a una transparente alegoría, hablan de las penas que azotan a España desde los tiem­pos de Enrique IV (m. en 1474).

España es llamada Esperilla; el rey, Candaulo, y su amante, Guiomar de Castro, es indicada bajo la forma de Pastorcilla Portuguesa. Según Mingo Revulgo todos los males de España dependen de éstos y del ministro del rey, Beltrán de la Cueva, el Lobo que se come las Ovejas (el pueblo español). Gil Arribato trata de dar la responsabilidad del triste estado presente al pueblo que se lo mereció con su conducta poco religiosa, pero Mingo Revulgo lanza acusaciones de­finitivas contra la camarilla real. Aunque la sátira tiene mayor valor histórico que lite­rario, hay que reconocer en su autor el mérito de haber sabido superar el vulgar ataque personal, elevándolo a la imperso­nal serenidad de una sátira efectivamente política y social. El empleo de un dialecto salmantino (el llamado «sayagués») y de la forma dialogada, hizo ver en esta sátira un precedente de las Representaciones (v.) de Juan del Encina.

A. R. Ferrarin