Ciclo de Ivan Crnojevic

Es el más breve de los ciclos en que se suelen dividir los cantos populares históricos serbios y croatas. Comprende iónicamente cantos en decasílabos o versos breves. El ciclo trata de Ivan Crnojevic (1405-1490), valeroso se­ñor de Zabljak, de antigua e ilustre familia proveniente de Zeta, y de sus hijos Jorge (Djuradj) y Esteban (Stevan o Staniáa). El ciclo se centra en la historia del matrimonio de un Crnojevic y la hija de un dux. Maksim (que corresponde en los cantos al Jorge de la historia), por medio de un mensa­jero, obtiene como mujer a la hija del dux, hermosísima joven, prometiendo en cambio a Venecia la ayuda de los montenegrinos contra los turcos. Pero como Maksim es feo, un amigo ligado a él en fraternidad de armas y de sangre, le sustituye en las bodas junto a la joven esposa, jurando conducirla intacta a su casa. Pero la hija del dux y el fingido esposo, durante el viaje, se enamoran entre sí; y cuando llegan, el ami­go no quiere entregarla al esposo, faltando a la palabra dada, de lo que surge un duelo mortal. Otros cantos describen la desazón producida por la hermosa «latina» en casa de los Crnojevic y atribuyen a ella, por ambición o por celos, la discordia surgida entre hermanos. Esteban, que en los cantos aparece siempre como contrario a las bodas de su hermano, ofendido e irritado, se pasa a los turcos y se hace musulmán; su acto produce la ruina de los montenegrinos.

Se­gún otra variante, en cambio, el esposo es bello y los padrinos son, por consejo de la madre, ilustres pero de mediana edad: Janko Sibianjn, el rey Vukasin, Miloá Obilic y Marko Kraljevic en persona. Un árabe con tres cabezas critica las bodas, pero es vencido por Marko Kraljevic (v.); y la esposa está contenta de correr aún más riesgos por casarse con un hombre tan apuesto. Según esta variante, la esposa tiene una prole nume­rosa y feliz. Así están representadas le­gendariamente las relaciones efectivamente existentes entre Venecia y los Crnojevic (los «Zernoich» de Marín Sañudo) desde tiempos de Esteban (Stevan), nombrado en el año 1452 capitán de la república. El mis­mo Ivan (el de los cantos), al principio poco favorable a la Serenísima, luego merecerá el título de conde por sus luchas contra los turcos. Jorge Crnojevic (1490-1496) se casará luego con Elisabetta, hija del pa­tricio veneciano Erizzo. En estas bodas, en­riquecidas por elementos sacados de la le­yenda popular, se inspirará Djura Jakáic para su drama histórico Isabel, princesa montenegrina (v.), mientras Laza Kostic se mantendrá más fiel a la trama de la leyen­da popular en su tragedia en cinco actos Maksim Crnojevié (v.).

L. Salvini