Memorias, James Prescott Joule

Publica­das en «Philosophical Transactions of Royal Society» de Londres en 1850 y en 1878, estas memorias de James Prescott Joule (1818-1882) reúnen los resultados de las largas investigaciones realizadas por el au­tor para determinar el equivalente mecá­nico de calor, esto es, la relación constante que existe entre el trabajo mecánico gasta­do y el calor producido. En la primera me­moria son descritos los experimentos, rea­lizados del modo siguiente: el calor era desarrollado haciendo girar un molinillo de paletas dentro de un líquido (Joule utili­zaba agua o mercurio); o bien frotando un disco de hierro fundido con una anilla también de hierro, que mediante una pa­lanca se oprimía contra él. Todo el sistema era encerrado en un calorímetro que indi­caba exactamente la cantidad de calor des­arrollado. El trabajo que producía aquel calor era proporcionado por la caída de pesos que provocaba la rotación de las pa­letas en el líquido del calorímetro.

Los re­sultados demuestran que el equivalente di­námico de la caloría correspondía a 772,6 en medidas inglesas. De sucesivos estudios efectuados por Joule sobre el calor desarro­llado por el paso de la corriente (es sabido que Joule descubrió la ley que da la can­tidad de calor desarrollada por la corriente en relación con el cuadrado de su intensi­dad, con la resistencia del conductor y con el tiempo) el investigador halló un equiva­lente dinámico del calor que difería del ha­llado anteriormente. Joule repitió entonces sus experimentos con un método perfeccio­nado, y el resultado, referido en sus memo­rias de 1878, daba un valor de 773,369, en medidas inglesas equivalentes a 427 kilo­grámetros por gran caloría, con una coinci­dencia sorprendente respecto a las medidas obtenidas cuarenta años antes. El primer principio de la termodinámica, o principio de la equivalencia (entre calor y trabajo), tiene grandísima importancia para la cien­cia y para la técnica.

O. Bertoli