Exhortación al Martirio, San Cipriano (Obispo de Cartago)

[Ad Fortunatum de exhortatione martyrii]. Opúsculo dirigida en el 257 a un tal Fortunato, seguramente obispo de Thuccabori, con el fin de proveer a los «soldados de Cristo» en un período de persecución (pocos meses después el propio Cipriano moría martirizado) de los elementos nece­sarios para soportar virilmente el martirio.

La obra recuerda mucho, en el procedimien­to técnico y de composición, a los Testi­monios a Quirino (v.); también aquí la parte fundamental del escrito consiste en una serie de trece proposiciones aforísticas (ejemplo: «Quod Deus solus sit colendus») seguidas cada una de los más significativos pasos bíblicos que las demuestran; precede una breve introducción y la obra termina con una peroración exaltando él honor in­signe del martirio.

M. Niccoli