Del Arte Histórico, Agostino Mascardi

[Dell-arte istorica]. Cinco tratados de Agostino Mascardi (1590-1640), publicados en un volumen «in quarto» (Roma, 1636). En el primer trata­do estudia el autor el objeto de la historio­grafía, su división, su fin («la utilidad, pero unida al deleite») y su identificación con el arte. En el segundo, de la mano de Cice­rón, trata de la verdad de la historia y de las causas de donde pueda nacer la false­dad. En el tercero, trata de la dependen­cia recíproca de la historia y de la filosofía civil; de si pueden mezclarse las narracio­nes con las enseñanzas; de si en lo histó­rico pueden buscarse las razones de los acontecimientos que narra y enjuiciarlos. Consagra el cuarto especialmente al estilo, que define como «la manera particular e in­dividual de razonar y escribir, que nace del ingenio particular de cada autor en la apli­cación y el uso de las maneras de hablar». En el quinto, el más amplio e importante, define las relaciones de la historia con la poesía y con la oratoria, admitiendo que la historia puede «amplificar y conmover los afectos».

Discute si en lo histórico es ad­misible la alabanza o el vituperio de lo que se narra; expone las varias doctrinas (especialmente las de Castelvetro y Tasso) sobre las relaciones de la poesía con la historia, asignando a la historia el «orden natural» y a la poesía el «artificial o per­turbado»; indica las diferencias en el uso de la descripción, entre historiador, poeta y orador; trata del «modo de decir» que mejor cuadre al historiador, en una página de fino análisis del estilo, que es en sí misma un ensayo de su estilo propio. Ter­mina con discusiones y normas sobre el uso de las sentencias, de los epifonemas y de las comparaciones. En todas las cuestio­nes que trata en su libro, el autor compa­ra las opiniones más opuestas, tomando es­tas opiniones de los grandes maestros de la filosofía, de la historia y del arte literario, entre los clásicos y los modernos. Aunque los conceptos del autor sobre la historia, sus fines y sus relaciones con la poesía, y las reglas sobre su arte y su estilo, estén bien lejanas de la concepción moderna de la his­toria y de la historiografía, no es poco su mérito por haber puesto en discusión cues­tiones que son todavía actuales, y haber recogido un rico material ilustrativo.

G. Pioli