Peldaños del Templo, Richard Crashaw

[Steps to the Temple]. Colección de poesías religiosas del poeta inglés Richard Crashaw (1612-1649), publicada en una primera edición en 1646. El título hace referencia al Templo (v.) de Herbert, aunque el carácter de las dos colecciones sea muy distinto, puesto que esta última presenta una cierta unidad interior, mientras la de Crashaw es de carácter algo antológico.

La obra se abre con dos poesías a Santa María Magdalena, tan popular en el siglo XVII, a sus ojos y a sus lágrimas. Después de algunos epigramas sobre hechos del Nuevo y del Antiguo Testamento (epi­gramas originariamente publicados en latín en Epigrammatum Sacrorum Liber, Cam­bridge, 1634) se lee un «Himno a la Nativi­dad», cantado por un coro de pastores y por Tirito y Tirsis. Marino influyó en esta colección, no solamente porque el autor tra­dujo el primer libro de la Degollación de los Inocentes (v.) («La sospecha de Herodes»), sino especialmente por su espíritu y por los atrevidos conceptos que se encuentran en cada estrofa: «Aquí donde Nuestro Señor puso su cabeza,/Ahora yace sepultado el se­pulcro». «Cuando el Señor no contestó nada a sus enemigos, volvió a crear el mundo de la nada, al igual que de la nada lo había creado». «San Pedro hizo bien en cortar la oreja a Maleo, para no tener un testigo de su perjurio».

Pero esto no debe hacer olvi­dar sus reales méritos artísticos, aunque éstos estén a veces empañados por versos de valor inferior. La segunda parte, titulada Deleites de las Musas [The Delights of the Muses], comienza con «Music’s Duel», una brillante paráfrasis del famoso Certamen del músico y del ruiseñor, de Famiano Strada, tan imitado en el siglo XVII, y contiene algunas bellas traducciones del latín. Inspi­rándose en los místicos españoles, el con­ceptismo italiano y la poesía latina de los jesuitas, la musa de Crashaw aspira y a veces alcanza aquella universalidad que ha sido siempre por lo menos nostalgia en el período carolino inglés. [Trad. parcial de Blanca C. Escandón y Mauricio Molho en Poetas ingleses metafisicos (Madrid, 1948); trad. de los poemas a Santa Teresa por José A. Muñoz Rojas en Escorial, n.° 26 (Ma­drid, diciembre 1942) y también parcial de M. Manent en La Poesía inglesa. De los pri­mitivos a los neoclásicos (Barcelona, 1947)].

A. Castelli