El Cura Ameis, Der Stricker

[Der Pfaffe Améis]. Es una de las más célebres narraciones bur­lescas («Schwank») en alemán medieval, compuesta entre 1230 y 1235 por el goliardo Der Stricker. El cura Améis es la figura central de la narración y a él se le atri­buyen numerosas burlas de todo género in­ventadas por la fantasía popular y agrupa­das por el autor en una obra orgánica. Estas burlas son, en parte, de origen anti­guo, tales como el contestar a las pregun­tas de a qué altura está el cielo, cuántas gotas de agua hay en el mar, cuántos días han pasado desde la muerte de Adán, etc.; otras reflejan claramente las condiciones de la época de la obra, como el decir que sólo los hijos legítimos pueden ver la pintura de una parte donde no se ha pintado nada, o bien recibir muchos dones de las mujeres que se precipitan a llevárselos porque únicamente pueden hacerlo las que son fieles a sus maridos, etc. Toda la vida del cura Améis es una sucesión de burlas hechas al prójimo que le cae entre manos y, por fin, cuando la vejez se acerca, también Améis se arrepiente de sus tretas, pide perdón a Dios y se retira a un convento en el que vive el resto de sus días con tanta contri­ción que llega también a merecer la feli­cidad eterna del paraíso.

M. Pensa