El Amor Médico, Tirso de Molina

Comedia a la vez psicológica y de intriga de Tirso de Molina (Gabriel Téllez, 1571 ó 1584-1648), publi­cada en la Parte IV de las Comedias del autor en 1635. Es una obra de las buenas de su género, pasando la acción en Sevilla y Coimbra. La protagonista es un tipo muy de Tirso — Doña Jerónima —, que, en la intriga de amor —se viste de hombre, «de médico, con cuello abierto pequeño, sotanilla larga, capa de gorgorán con capilla, y guantes». La ironía de la medicina —aun­que en modo diverso— puede ser aquí, y en algún caso de Lope, antecedente de Moliére. Hurtado indica la posibilidad de que el carácter de doña Jerónima, se base en el de la poetisa de la época doña Feliciana Enríquez de Guzmán. En la comedia intere­sa mucho, junto al brillante colorido y pu­jante versificación, el representar magnífi­camente en Tirso el «ciclo portugués» de su teatro. Hay momentos en que doña Jeró­nima habla en portugués, en estrofas com­pletas, a veces, mientras el criado (gracio­so), Tello, hace chistes, a base de equívo­cos fonéticos, que debían hacer mucha gra­cia al público madrileño, familiarizado en­tonces con todas las lenguas peninsulares. (Así, cuando ella dice «anjos» —ángeles—, Tello interpreta «ajos» en castellano). Jeró­nima acaba casándose con don Gaspar que es el galán a quien busca, exclamando ella: Amor, médico me hizo. Tuvo la comedia bastante resonancia directa extranjera. En Francia, Montfleury la adaptó claramente en La Dame médicin y hay evidentes re­cuerdos de la obra en el Jodelet duelliste de Scarron. También parece se hallan re­flejos en alguna obra inglesa del XVII. El Amor médico corresponde al grupo típi­co de Tirso, en que la mujer se disfraza de galán, como en Don Gil de las Calzas ver­des (v.) y otras. Su portuguesismo (con el de alguna otra obra) puede contribuir a fijar en Tirso la atribución del Burlador (v.) (en el que es célebre una descripción de Lisboa).

A. Valbuena Prat