Bradamante, Robert Garnier

Comedia en cinco actos, en verso, de Robert Garnier (1534-1590), publicada en París en 1582. Se inspira li­bremente en los amores de Ruggero (v.) y Bradamante (v.) narrados en el Orlando Furioso (v.) y particularmente, en el final del canto XLIII. La llegada de Ruggero a la isla del ermitaño, la petición de matri­monio de Bradamente por León, los com­bates de Roger en defensa de los búlgaros y su amistad caballeresca con León, dan lugar a motivos que tanto en la escena como en la narración de los personajes, son viva­mente dramáticos y novelescos. El bando proclamado para las bodas de Bradamante, la lucha de Ruggero bajo las insignias del rival y amigo León, y por fin, el matrimo­nio de Ruggero con Bradamante, están desenvueltos con mucha habilidad escénica, narrando acertadamente los acontecimien­tos ocurridos entre un acto y otro (por ejemplo, el encuentro de León y Ruggero en el bosque), pero también con vivos con­trastes de carácter en la acción misma, cuando se representa ante los propios ojos del público. Garnier, aun haciendo resaltar los momentos felices de la trama, se mues­tra bastante perspicaz presentando dramá­ticamente las varias vicisitudes de los amo­res de Bradamante, obteniendo de la obra maestra de Ariosto, ligereza de tono y finu­ra psicológica. También en este sentido, en Bradamante, el escritor sin valerse de los coros para la distinción de los actos, advier­te a los autores que no han de confundir los actos entre sí, ni tampoco se han de poner entre acto y acto intermedios escé­nicos. La obra es notable, porque al lado de los ejemplos clásicos, caros a Garnier, muestra singular interés por la materia de las novelas caballerescas italianas.

C. Cordié

Por vez primera, Garnier libra a la tra­gedia de sus declamaciones oratorias y de ese tono patético gracias al cual se creía conseguir el rigor de las obras maestras de la antigüedad. (A. Béguin)