San Alejo, Konrad von Würzburg

[Heiliger Alexius]. Leyenda del poeta alemán Konrad von Würzburg (1230-1287). Sigue muy de cerca la leyenda del Santo en la versión francesa: Vie de Saint-Alexis (v. Leyenda de San Alejo). Alejo, hijo de un rico romano de los tiem­pos del emperador Teodosio, ha de casarse con Adriática, descendiente de noble fami­lia.

La noche de su boda, mientras se cele­braba la fiesta en el salón lleno de luces, desfiles, músicas y cantos, reconoce el joven esposo la vanidad del mundo, restituye el anillo nupcial a su esposa y marcha, prime­ramente a Pisa y después a Oriente. Allí pasa diez años en vida de penitencia, en­tre las más terribles privaciones y sufri­mientos, y después de ese tiempo vuelve a Italia, en la ciudad de Lucca; pero Dios le somete a nuevas y más duras pruebas; a consecuencia de una tempestad, y arras­trado por las olas hacia el Lido de Roma, consigue llegar a esta ciudad, pero su pa­dre no lo reconoce y tan sólo consigue te­ner una yacija bajo la escalera del palacio paterno, donde vive maltratado por los cria­dos, confortado tan sólo por la certeza de que su esposa le sigue fiel.

Cuando siente la proximidad de su muerte, escribe su vida sobre un pergamino que retiene en sus ma­nos al fallecer. Entretanto, la esposa, que ha sufrido siempre en silencio la pérdida del marido, consigue recoger el escrito de las manos del difunto; al ser leído, se evi­dencia la santidad de Alejo, quien es se­pultado entre grandes honores y profundo duelo. Todas las campanas de Roma doblan en su gloriosa memoria. Los milagros que se realizan sobre su tumba confirman su santidad.

M. Pensa