Pensamientos de Amor, Vincenzo Monti

[Pensieri d’amore]. Serie de diez fragmentos en ende­casílabos libres, de Vincenzo Monti (1754- 1828), compuestos en 1782, unidos entre sí por un común movimiento lírico.

Estas composiciones están en estrecha ‘relación con los versos libres Al príncipe don Segis­mundo Chigi (v.), tanto en orden de tiempo como por el argumento y ocasión, y por la dependencia artística de las Cuitas del joven Werther (v.). El poeta, obsesionado por las penas de un amor desgraciado (acer­ca de dicho caso, menos dramático en la realidad de lo que resulta en la poesía, véase Al príncipe don Segismundo Chigi), no puede dejar de dirigir el pensamiento a su mujer durante las noches de insomnio, aunque ninguna esperanza sostenga ya su corazón y sepa que se engaña recreando con la mente imágenes de una felicidad irrealizable.

De ello resulta un tono desga­rrador, que culmina (frag. X) en una invo­cación a la muerte, la única que puede al menos unir en el más allá las dos almas para quienes la tierra ha sido cruel: «Per­ché dunque a venir lenta é cotanto./quando é principio del gioir la morte?» [«¿Por qué, pues, ha de venir tan lentamente/cuando es principio del placer la muerte?»]. Tanto en estas composiciones como en las anterio­res al Chigi, fragmentos enteros del Werther están magistralmente traducidos; por lo que Tommaseo las admiraba mucho y con razón, y llegó a decir que quedarían como inmortales.

M. Vinciguerra

Un verdadero e ingenuo afecto de amor y de dolor no surge de los Pensamientos. La voluptuosidad del verso priva sobre aquel dolor; mejor dicho, el verso lo es todo. (F. Flora)