Lulú, F. Wedekind

(El espíritu de la Tierra, 1895 y La caja de Pando­ra, 1904) díptico dramático

Lulú es una joven florista que se vale de su encanto demoníaco como medio de ascensión social, conduciendo a la perdición y a la muerte a los hombres que faltamente se enamoran de ella. El periodista Schón, uno de sus amantes, favo­rece sus ambiciones.

La primera víctima de Lulú es el consejero médico de Goll, un hombre mayor y respeta­ble que se casó con ella y muere de un ataque apoplético al sorprender a su mujer con el pintor Walter Schwartz. Lulú se casa con el pintor, pero éste, al tener conocimien­to del pasado de su mujer, se mata cortándose la gargan­ta con un cuchillo. Nada detiene a Lulú, cada vez más sedienta de éxito: emprende la carrera de bailarina y se casa con Schón, que se encuentra unido a ella por una pasión enfermiza. Pero poco después, exasperado y para librarse de su maleficio, Schón trata de inducirla al sui­cidio.

Quien en cambio le arrebatará la vida a él será Lulú. Encarcelada, es salvada por la condesa Geschwitz, la cual, llevada por un ambiguo sentimiento, se cambia por ella después de ayudarla a evadirse. Pero Lulú mis­ma acaba por convertirse en víctima de las fuerzas que provoca, y pone fin a su carrera de mujer fatal prostituyéndose en los bajos fondos del East End londinense. Aiwa, un joven escritor hijo de Schón, que pretende redimirla, es asesinado por un cliente ocasional de Lulú y ella muere finalmente asesinada por Jack el Destripador.