La Montaña mágica, Th. Mann

Hans Castorp es un joven burgués que en el curso de una visita a su primo Joachim, enfermo de tisis en el sanato­rio de Davos, acaba contrayendo también la enfermedad y quedándose allí durante siete años, fascinado por aquel pequeño mundo que es en sí un universo simbólico pero completo.

Se enamora de una residente del sanatorio, madame Chauchat, y pasa largas horas en conversación con dos intelectuales: el italiano Settembrini, heredero de la tradición ilustrada, y el jesuita Naphta, que más tarde acabará por suicidarse, exponente del mundo romántico y decadente.

Otro singular personaje, el holandés Pepperkorn, representa el instinto irracional, el predominio de los sentidos y de la naturaleza. El estallido de la guerra de 1914 arranca a Castorp de esta atmósfera hechizada y lo conduce a los campos de batalla, donde se verá en­vuelto en la carnicería: su destino queda incierto, aun cuando claramente en un clima de muerte.