La Dama del Aroostook, William Dean Howells

[The Lady of the Aroostook]. Novela del escri­tor norteamericano William Dean Howells (1837-1919), publicada en 1879. El tema ha de ser situado en el cuadro de costumbres y convencionalismos vivos en 1870.

Lydia Blood, una muchacha hermosa y jovencísima, deja por primera vez la casa de su abuelo, donde, huérfana, fue educada aus­teramente, para dirigirse a Venecia, donde tiene una tía. Durante el viaje advierte con estupor que es la única mujer a bordo, aun­que, por su ignorancia de las hipócritas conveniencias mundanas, no sospecha que se encuentra en una posición falsa. Queda muy asombrado el capitán que, por lo que le dijo el abuelo, creyó que le confia­ban una niña, así como dos jóvenes elegan­tes, los Staniford. Pero intuyen la inocencia de Lydia y dan muestras de considerar la situación como naturalísima. Así, sucede que uno de los Staniford se enamora de la muchacha sencilla y provinciana; y aunque comprenda que también Lydia le ama, re­trasa la confesión abierta de sus senti­mientos hasta la llegada a Venecia, para no abusar de los privilegios que le concede aquella situación excepcional. Llegada a Venecia, Lydia tiene de golpe la revela­ción de las costumbres mundanas y com­prende la necesidad de mantener oculto, como un delito, el tiempo pasado en me­dio de hombres solos. Así, cuando Stani­ford va a pedirle la mano, ella cree que su móvil es la piedad, y le rechaza; pero el amor triunfa sobre todas las dudas, y los dos jóvenes vuelven casados y felices a América, donde es mayúsculo el estupor de los amigos de Staniford, al verle con una provincianita.

La novela confirma los mé­ritos de este narrador mundano, uno de los más conocidos de su época, insuperable al retratar la vida cotidiana. Y perdura como uno de los cuadros más curiosos de una mentalidad y unas costumbres.

E. C. Croce