La Dama de picas, A. Pushkin

Una historia contada por el joven oficial Tomski ha es­timulado la codicia de Germann, un hombre de pocos po­sibles y enorme ambición. Según el relato, una muy an­ciana condesa conoce tres cartas infalibles para ganar en el juego, cartas que le fueran indicadas en su juventud por el famoso ocultista Saint-Germain. Tras embaucar a la joven dama de compañía de la condesa, Lizaveta, Ger­mann consigue una noche introducirse en la alcoba de la anciana.

En vano, sin embargo, amenaza e implora: la anciana muere de espanto sin abrir la boca. Pocos días después se le aparece el espectro de la condesa: éste le re­vela las cartas (tres, siete y as) pero le ordena casarse con Lizaveta. Decidido a ganar en el juego, pero sin inten­ción de obedecer la segunda petición de la anciana con­desa, Germann juega y gana dos veces, pero a la tercera, en lugar del as, sale la dama de picas: Germann en­loquece.