La Carrera de Beauchamp, George Meredith

[Beauchamp’s Career]. Novela de George Meredith (1828-1909), publicada en 1875. Nevil Beauchamp es huérfano y es educado por un tío materno, el noble Everard Romfrey, que, queriendo hacer de él un marinero, le embarca, aunque por naturaleza el mucha­cho se siente más inclinado al estudio. Durante la guerra de Crimea, Beauchamp se hace amigo de un joven francés, Roland de Croisnel, y, yendo con él a Venecia, de­bido a heridas y enfermedades, conoce a la hermana de su amigo, Renata, y de ella se enamora. Pero ésta se halla prometida a un maduro marqués y se niega a con­trariar la voluntad de su padre casándose con Nevil. Pasan algunos años e, impul­sado por un nuevo amigo, el Dr. Shrapnel, un viejo radical, Beauchamp se presenta como candidato del partido radical en las elecciones de Bevisham. El tío, indigna­do, trata de oponer a su sobrino un rival en la persona de Cecil Baskelett, que con­sigue vencer a Nevil. Éste, mientras tan­to, quisiera casarse con su amiga de infan­cia, la hermosa y rica Cecilia Halkett; pero una carta dirigida a él por el Dr. Shrapnel ha caído en manos de Baskelett, suscita un escándalo que aleja a Cecilia de Nevil y hace que Romfrey azote a Shrapnel.

De ahora en adelante Beauchamp sólo tendrá un pensamiento: conseguir que su tío dé públicas explicaciones a su amigo. Entre tanto rechaza a Renata que, desgraciada con su marido, acude a él y le propone fugarse juntos, pero pierde también a Ce­cilia, que se casa con otro. Abatido, des­graciado, Nevil enferma gravemente y se salva gracias a los cuidados del Dr. Shrap­nel, que durante su enfermedad se recon­cilia con Romfrey, y de una pupila suya, Jenny Dunham. Jenny y Nevil se casan, pero su felicidad no dura mucho. Al poco tiempo del nacimiento de un niño, Beau­champ muere ahogado tratando de salvar la vida de un marinero. En esta novela, Meredith emprende atrevidamente y por primera vez los problemas más urgentes de la vida social de su tiempo, ya destacado, en pleno optimismo Victoriano, por Carlyle y por Disraeli. En su concepto de la aristocracia, de sus defectos y de los que deberían ser sus deberes, es evidente la influencia que la concepción social de Carlyle y el pensa­miento alemán tuvieron en la formación intelectual de Meredith. En la Carrera de Beauchamp el escritor denuncia las fuerzas disgregadoras que rodean a un joven inglés de su época y muestra las luchas que debe sostener una mente activa, enérgica e inte­ligente para libertarse del ambiente de inercia y de pasividad que le rodea. Eve­rard Romfrey personifica el amor a la tra­dición, el apego al pasado, el egoísmo de la vieja aristocracia inglesa. A él se opone el Dr. Shrapnel, vivo retrato del filósofo radical, por medio del cual Meredith expre­sa sus ideas y ataca en especial las mentiras sociales que dominan a su tiempo. Toma aquí y definitivamente, posición contra las leyes y costumbres de la sociedad contem­poránea que consideraban a la mujer casi como un ser inferior y le cerraban todo camino de desarrollo intelectual y de libre afirmación de su naturaleza. Las simpatías feministas de Meredith se afirman abierta­mente en esta obra, que es un estudio lleno de simpatía y de comprensión por la mujer moderna y por su nueva posición en la so­ciedad.

S. Rosati

De vez en cuando Meredith ha podido crear seres vivos dotados de una unidad y actividad intrínsecas y legarnos una pri­mera interpretación responsable de su crea­ción; ha logrado pasar del yo al no-yo proporcionándonos al mismo tiempo los me­dios para utilizar filosóficamente su descu­brimiento. (Fernández)