El Zorro, David Herbert Lawrence

[The Fox]. Breve novela del gran novelista inglés David Herbert Lawrence (1885-1930), escrita en 1923. Después de habernos narrado la solitaria y monótona vida de dos mujeres jóvenes en una fábrica perdida en la nebulosa campiña inglesa, Lawrence nos describe el primer despertar al sentimiento de su propia feminidad de una de ellas, Nellie, al contacto con un jo­ven y astuto campesino, Henry, quien tras haberse introducido una noche en la casa tranquila de las dos muchachas, consigue instalarse en ella mediante el hechizo de sus maneras rudas y a la vez agradables.

En parte para consolidar su posición, y en parte por sentirse atraído por el misterio del atormentado pudor de la joven, le pro­pone que se case con él a pesar de tener ella algunos años más. Nellie, atraída poco a poco por la exuberante sencillez del joven, se promete con él; pero esto suscita los celos de la otra muchacha, Jill, criatura débil y nerviosa que con la egoísta pretensión de su afecto se perfila ante el joven como un obstáculo insuperable para el cumplimiento de sus deseos. Exasperado por aquella opo­sición y por la poderosa necesidad de unir consigo y doblegar con la fuerza del amor sensual el espíritu independiente de su pro­metida, Henry llega a cometer un acto delic­tivo, aunque no premeditado: al derribar un árbol, procura provocar la desgracia, y Jill resulta muerta. Nellie se queda sola’ y consiente en casarse, pero una ansiedad la atormenta todavía: el deseo de no sucum­bir a la plenitud desbordante del amor de su marido, de no renegar del todo de su personalidad independiente.

Henry adivina todo aquello por intuición, y anhela partir de Inglaterra para iniciar una nueva vida en el Canadá, donde espera que se cumpla por fin el milagro de la plena dedicación amorosa. En esta narración el clima sensual está moderado por una realista pintura de la campiña inglesa, llena de las asechanzas de los zorros, cuya maliciosa astucia parece en ciertos momentos reflejarse en la persona del joven. Es una de las obras mejores de Lawrence, escritor que en otras obras se deja a veces desviar más allá de los límites de la espontaneidad y del arte por el ansia de su tendenciosa introspección psicológica.

G. Alliney

Ninguna de sus obras había de ser «vo­luntaria». Las permitía florecer como ellas querían de las profundidades de su ser y no aprovechaba nunca su intelecto cons­ciente para darles un aspecto de perfección más humana o de sobrehumana universa­lidad. (A. Huxley)