CÁNDIDO (Voltaire)

La narración se compone de 30 breves capítulos y presenta una rápida estructura mostrando las etapas del viaje del protagonista. La narración se puede dividir en 3 partes: expulsión del castillo y huida de Cándido hacia el Nuevo Mundo, en el dorado, búsqueda de amada Cunegonda y regreso al Viejo Mundo hasta el jardín de Constantinopla.

CAPITULO I: en el castillo de Thunder-ten-tronckh viven alegres y felices Cándido, Cunegonda, hija del barón, y Pangloss, enseñante de lo metafísico, teología y cosmología, convencido del principio al fin que las cosas no pueden ser de otro modo: Porque, así como todo esta creado para un fin, todo es necesariamente para el mejor de los fines. Cunegonda, descubriendo a Pangloss con la camarera entre las matas, imita seguidamente la experiencia abrazando a Cándido detrás de un biombo. Sorprendidos por el señor Barón, Cándido es echado a patadas en el trasero del mejor de los castillos posible.

CAPITULO II – III: Cándido se encuentra de repente con la atrocidad del mundo. Muerto de hambre y de cansancio, es enrolado por la fuerza con los Búlgaros y obligado con el sonido de los bastones para hacer el servicio militar en la celebre armada de Federico II. La batalla entre los Avari (Francia) y los búlgaros (Prusianos) es una carnicería. Cándido no encuentra nada mejor que huir saltando montaña de cadáveres, entre pueblos incendiados y miembros palpitantes. Se refugia en Holanda donde experimenta el fanatismo de un hugonote y la piedad de un anabaptista que lo acoge y lo ayuda. Encuentra después un pordiosero desfigurado por la sífilis.

CAPITULO IV: El pordiosero es Pangloss que, ha sobrevivido en la destrucción del castillo realizada por los soldados búlgaros, encuentra todavía el coraje para justificar su mal como cosa indispensable en el mejor de los mundos. Los dos se embarcan junto al anabaptista al regreso de Lisboa.

CAPITULO V – VI: Descripción de algunas catástrofes naturales: la tempestad, el naufragio y el terremoto. La tempestad mata al buen anabaptista, mientras que los malvados se salvan. El terrible terremoto de Lisboa siega 30000 victimas inocentes. Pangloss y Cándido acaban en las manos de la Inquisición que busca herejes para exorcizar la desgracia con un auto de fe. Pangloss fastidia a Cándido fustigado. El mismo día la tierra tiembla nuevamente. A Cándido se le acerca misteriosamente una vieja.

CAPITULO VII-X: La vieja conduce a Cándido hasta Cunegonda. Esta, violentada y destripada por los búlgaros, que habían atacado el castillo con hierro y fuego, no estaba muerta, como había contado Pangloss. Vendida a un banquero hebreo, que la comparte con el gran Inquisidor, que había asistido al auto de fe, reconocido Cándido, se le hizo llevar a casa. Sorprendido del hebreo don Issacar y después del Inquisidor, Cándido mata a los dos. Cunegonda, la vieja y Cándido se embarcan en una nave que transporta tropas contra los jesuitas del Paraguay. En la nave se hace una gran discusión sobre el mal y la felicidad. La vieja comienza la narración de su vida.

CAPITULO XI – XII: Los dos capítulos se ocupan de la desgracia de la vieja. Esta digresión consiente a Voltaire para denunciar la violencia y la obscenidad perpetradas diariamente de los daños a las mujeres. Al final de la trágica narración de la vieja, Cándido esta desconcertado y quisiera que estuviera presente el sabio Pangloss, porque se siente bastante fuerte para derivarle alguna respetuosa objeción.

CAPITULO XIII – XIV -XV: Llegados a Buenos Aires, Cunegonda es acogida por el gobernador, del que se vuelve su favorita, pero Cándido, perseguido por la justicia, es forzado a huir. Guiado del siervo Cacambó, pasa al reino de los jesuitas: Aquel gobierno es una cosa admirable… los padres son todo, el pueblo nada. Cándido encuentra aquí al hermano de Cunegonda. Herido en el orgullo de casta apenas el joven manifiesta la intención de casarse con la hermana, él golpea a Cándido. El lo mata y se pone los hábitos, huyendo antes de que sea descubierto el delito.

CAPITULO XVI: Cándido en una bella pradera ve dos monos perseguir dos muchachas desnudas. Cogido de piedad, mata a los animales, convencido de haber salvado la vida de las muchachas, pero en realidad provoca la desesperación: pues asesinó a los amantes. Cándido y Cacambó se internan en la selva y allí, durante el sueño, son capturados por los Orecchioni que están en guerra con los jesuitas, que han tomado sus tierras. Están los dos para terminar en la olla, cuando Cacambó convence a la tribu que Cándido no sólo no es jesuita, sino que además viene de matar a uno. Liberados, reciben de los indios una suerte de honor.

CAPITULOS XVII – XVIII: cansados y hambrientos, después de haber recorrido montañas y precipicios, se abandonan a la corriente de un ríos que los lleva entre rocas lisas en el país de El dorado. Es el reino de la felicidad, donde no existe dinero, ni violencia, ni tribunales, ni curas. Los dos la pasan de maravilla en maravilla, pero después de un mes, aunque felices, deciden de no serlo más y pedir licencia a su Majestad. Cargados de oro, ellos parten en búsqueda de Cunegonda.

CAPITULO XIX: Cándido y Cacambó encuentran en una colonia holandesa de Surinam un negro sin una mano y sin una pierna, mutilado por la explotación de los propietarios blancos de las plantaciones. Con este precio comen azúcar en Europa, exclama el esclavo denunciando los costos sociales del lujo europeo. Un comerciante holandés roba después a Cándido, quien se convence que si todo va bien, todo va bien en el Dorado, y no en el resto de la tierra. Cándido, encarga a Cacambó de rescatar a Cunegonda, les da cita en Venecia. Desesperado por la maldad humana, busca como compañero de viaje el hombre más infeliz de la región. Entra así en escena Martín, el filósofo pesimista, todo lo contrario de Panglos.

CAPITULO XX – XXI: Martín, durante el viaje hacia Europa, expone a Cándido su pesimismo maniqueo, según el cual existen dos principios, el bien y el mal, Dios y el diablo que se disputan el universo; la tierra cayó bajo el dominio del mal. Inmediatamente se meten en una batalla naval, donde encuentran la muerte centenares de inocentes.

CAPITULO XXII – XXIII: Cándido desea conocer Paris, pero queda desilusionado. Es victima del enredo de un cura que le roba. Se mete en el fanatismo clerical, en la pasión desfrenada del juego, en el vació de los literarios. Llega a Inglaterra, pero no desembarca si quiera, disgustado por la ejecución del almirante Byng, fusilado por los ingleses porque cometió el error de haber sido derrotado por los franceses.

CAPITULO XXIV – XXV: Cándido en Venecia no encuentra a Cunegonda, pero Paquette, la antigua amante de Pangloss, se volvió prostituta. Encuentra también la hartura y el disgusto. El senador apoderado, rico, inteligente, tiene todo, pero no es feliz. Todo lo aburre.

CAPITULO XXVI – XXX: Cándido y Martín encuentran seis monarcas destronados. Los reyes también, están a merced del destino. Cacombó llega a Venecia, pero lo hacen esclavo. Los tres se embarcan para Constantinopla, donde también Cunegonda se vuelve esclava de un aventurero. En la nave Cándido reconoce en dos forzudos encadenados con los remos al filosofo Pangloss, que había estado mal ahorcado, y el revivido baroncillo jesuita, hermano de Cunegonda. Cándido rescata a los dos y todos llegan a Turquía donde, en las orillas de la Propontide, encuentran a Cunegonda, fea y envejecida. Liberada, ella también, junto con la vieja, se establece con el resto de la compañía en una pequeña granja.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»CÁNDIDO (Voltaire)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «CÁNDIDO (Voltaire)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.