Berenice, J. Racine

Tragedia en 5 actos

Antíoco, rey de Comagene, está secretamente enamorado de Berenice, reina de Judea, a la cual Tito ha prometido des­posar.

Después de haberle confesado sus sentimientos, decide partir. Pero en el ínterin Tito duda en llevar a cabo un matrimonio desaprobado por el senado, que no acep­ta a una emperatriz extranjera.

Toma fríamente la deci­sión de dejar a Berenice y encarga a Antíoco que le co­munique la verdad y la devuelva a Oriente. Berenice, sor­prendida e indignada, sostiene una conversación con Tito, en la que éste, muy a pesar suyo, se reafirma en su deber frente a los romanos.

Mientras tanto, el senado proclama a Tito emperador y Berenice decide quitarse la vida. Tito (informado del propósito de la reina) confir­ma, en un último y desgarrador encuentro, su decisión, mas no sin antes aclarar que no la sobrevivirá. Se pre­senta de improviso Antíoco y, revelando a Tito su amor por Berenice, anuncia que quiere morir.

Berenice, con­movida por semejante ejemplo de generosidad y de amor de los dos hombres, abandona toda idea de suicidio y ha­lla fuerzas para renunciar a la propia felicidad. Los tres personajes se resignan a la separación.

Enc. Garzanti.