Aki No Yo Naga-Monogatari

[Relato largo de una noche de otoño]. Obra, en un volumen, de autor japonés incierto, escrita hacia el principio de la época Muromaki (1392-1603). La acción se desarrolla bajo el reinado del emperador Go Horikawa (1221-1232); el protagonista es el bonzo Keikai que, durante un descanso en el templo de Mii donde se había refugiado de la lluvia, encuentra a una muchacha que antes se le había aparecido en sueños. Es Umewaka, hija de un ministro. Keikai se enamora de ella, pero luego vuelve turba­do a su convento de Hiei-zan sintiéndose tan abatido que enferma. Umewaka, habiéndolo sabido, sale en su busca. Mas du­rante el camino es raptada por un ermitaño que la tiene prisionera. Mientras tanto los súbditos de Mii, creyendo que Keikai ha raptado a la muchacha y no pudiendo ata­car Hiei-zan donde vive el joven bonzo, incendian el palacio del padre de Umewaka.

Pero, a su vez, las gentes de Hiei-an, aira­das, atacan el convento de Mii. Umewaka, al corriente de lo sucedido por medio de dos Tengu (seres de poder sobrehumano), es libertada por éstos. Corre a casa de su padre y no encuentra más que ruinas, ni la menor traza de él; va al templo de Mii y allí también sólo ve ruinas. Entonces, acu­ciada por el dolor de haber sido la causa de tanto desastre, se da muerte arrojándose desde un puente. Keikai, enterado demasia­do tarde de los propósitos de la muchacha, manda recoger el cadáver y quemarlo; des­pués se retira a una cabaña para rezar por ella. Se sume en la meditación y en la ple­garia y la fama de su virtud y santidad no tarda en difundirse, al extremo que, con el nombre de Tanzai Shonin, es venerado por todos. No es posible establecer si los suce­sos narrados por el autor, con estilo liso y sin adornos, tienen un fundamento históri­co; sin embargo la enseñanza moral que parece surgir de la obra es que la verdade­ra santidad y virtud se conquistan sólo a través del dolor.

Y. Kawamura