Las Máscaras, Ramón Pérez de Ayala

Obra crítica del gran narrador español Ramón Pérez de Ayala (1880-1962), en dos volúmenes, editados en 1918 y 1919. El volumen segundo es mucho más importante que el primero. En toda la obra se va de lo afirmativo a lo negativo. La crítica sobre Benavente — tan en auge por aquellos años —, si bien inteligente y sagaz, resulta demasiado apasionada, para terminar en negativa. Por el contrario, la comprensión del sentido dramático de Pé­rez Galdós resulta una valiosa aportación a los juicios de valor coetáneos. Pérez de Ayala sintió hondamente lo original, lo esencial de la intensidad dramática del no­velista padre de la novela contemporánea. En todo momento Pérez Galdós alcanzó la admiración que merecía, por parte de Ra­món Pérez de Ayala.

Los comentarios sobre Lope de Vega — en el volumen segundo — y el ensayo estético sobre el camino del teatro poético (del cual nos habló bastante en Troteras y danzaderas (v.) al ocuparse del estreno de Teófilo, el poeta) son magní­ficos. A veces su ironía o su repulsa resul­tan excesivas, como cuando se ocupa de Oscar Wilde; otras veces eleva la personal interpretación creadora sobre la mediana obra que comenta, como cuando se refiere al tipo de Don Juan, de los Quintero, La verdad es que las ideas estéticas de Pérez de Ayala se centran en la acción misma de sus novelas. Para Valbuena Prat, Pérez de Ayala es la cultura amplia, extensa e in­tensa. Hasta en detalles de erudición e his­toria, como en la significación — por ejem­plo— de Juan de la Cueva en nuestro teatro, con visión certera Pérez de Ayala va a lo esencial. Como buen descendiente del 98, analiza y ahonda en lo que ve con ojos de pintor y mente de pensador.

C. Conde