Elogios de Literatos Italianos, Ippolito Pindemonte

[Elogi di letterati italiani]. Obra publicada en 1826. Es un interesante documento de una cultura de tipo setecentista, precisamente por el tono que orienta la exposición de la vida y obras de los diversos personajes es­tudiados: comenzando por el título, que tiene un sabor arcádicamente académico, se aprecia que el amable temperamento del literato se ocupa de amigos y maestros, con la intención de narrar su experiencia para su propio provecho y el de sus contempo­ráneos. Cada uno de ellos es «elogiado», es decir, presentado como ejemplo: de aquí el valor retórico de este análisis crítico, al que se añaden notables testimonios sobre las obras y las intenciones que las guiaron.

Sobre algunos autores (como Spolverini y Giambattista de San Martino) Pindemonte dejó hasta dos elogios, como si se propu­siera indicar que en la nueva elaboración trataba de mostrar nuevas variaciones des­criptivas y exhortativas, y no sólo una rectificación de juicios precedentes. Es fun­damental el elogio de Scipione Maffei; su paisano está verdaderamente valorado por su obra multiforme de literato y de ar­queólogo, de pensador y de hombre de mundo. De ello resulta un retrato anima­do, aunque algo difuso debido a la misma materia anecdótica. Son interesantes en todo momento los elogios a Gasparo Gozzi, a quien exalta por su sustancial seriedad de trabajador y amante de la lengua y la tra­dición patria, y de Antonio Tirabosco, que en Caza de los pájaros (v.) da un ejemplo de genial fusión de la exigencia científica y el amor bucólico de la naturaleza. Los demás elogios se refieren a autores destacados de su época: Leonardo Targa, médico; Giuseppe Torelli, geómetra; Lodovico Salvi, dantista y cantor de la naturaleza; Filippo Rosa Morando, audaz literato muerto pre­maturamente; y Girolamo Pompei, poeta pastoral.

C. Cordié