Vicente Wenceslao Querol

Nació en Va­lencia el 30 de septiembre de 1836 y murió en Bétera (Valencia) el 24 de octubre de 1889. En 1860 se licenció en Derecho en la Uni­versidad de su ciudad natal. En 1856 leyó, en la sesión inaugural de la Academia de San Carlos, su Oda a las Bellas Artes, que agradó mucho a Pedro Antonio de Alarcón (v.), gracias al cual el nombre de Querol llegó a ser conocido también en Madrid. En 1859 se hizo promotor de los Juegos Florales de Valencia. De 1860 a 1875 fue secretario de los ferrocarriles, hasta que en 1888, nom­brado director de la Compañía, se trasladó a Madrid. Fue presidente del Ateneo cientí­fico de su ciudad, miembro de varias juntas y comisiones literarias y «mayoral» de los Felibriges de Provenza.

Enfermo ya, marchó a París en 1889, para visitar la Exposición Universal, pero, habiéndose agravado, re­gresó a Valencia y se retiró a una quinta cerca de Bétera, donde murió poco tiempo después. Su producción poética, dispersa al principio en varias revistas, había sido reunida por él, en 1877, en el volumen Rimas (2.a ed. 1891, v.). Su lírica, que canta la religión, la patria, el amor, los afectos familiares, se resiente de la influencia de Quintana; sus mejores composiciones no son las escolásticas o cívicas, sino aquellas en que, con gracia limpia y elegante, expresa sus más íntimos sentimientos. Dejó escritos también versos en catalán.

P. Raimondi