Rudolf Otto

Pastor y teólogo luterano, nació en Peine (Hannover) el 25 de septiembre de 1869 y murió en Marburgo el 6 de marzo de 1937. Profesor auxiliar (1897), más tarde profesor encargado de Teología sistemática en Gotinga (1904), catedrático en Breslau (1914) y después en Marburgo (1917), donde permaneció hasta la jubilación (1929). Pro­fundo conocedor de la mística oriental, lo mismo que de la germánica y de Lutero, se dio a conocer con su libro sobre la catego­ría de lo «sagrado» (v. Lo santo, 1917), al que siguió una vasta síntesis de historia de las religiones (West-östliche Mystik, 1926). El problema de las relaciones entre la mis-tica india y el cristianismo inspira también las investigaciones que expuso en su libro sobre la «religión de la gracia» en la India y en el cristianismo titulado Die Gnadenre- ligion Indiens und das Christentum (1930) y su última obra Gottheit und Gottheiten der Arier (1932).

La importancia de su pen­samiento estriba en haber revalorizado, si­guiendo a Schleiermacher, Fries y De Wette, el elemento «irracional» en la religiosidad, es decir, el sentimiento del «numen praesens», afín al del arcano, que se expresa de un modo casi físico en el escalofrío que produce lo ignoto, en cuanto es «totalmente distinto» de nuestra experiencia común. Lo sagrado es ambivalente y al mismo tiempo «tremendo misterio» y «misterio fascina­dor»; no contiene nada intrínsecamente moral y puede ser la expresión de lo divino o de lo demoníaco; pero en las regiones superiores se «racionaliza» en los «esquemas» de la ética, y lo «sagrado» se con­vierte en «santo», que es así también como perfección moral.

G. Miegge