Rafael Landívar

Poeta y religioso jesuita guatemalteco nació en la Antigua Gua­temala y murió en Bolonia (Italia) (1731-1793). Dependía entonces Guatemala del virrei­nato de la Nueva España. Ingresó en 1750 en el noviciado que la Compañía de Jesús tenía en Tepozotlán (México), donde fue después profesor, así como en el Colegio Seminario de San Jerónimo, de Puebla. Con motivo de la orden de expulsión de los jesuitas dictada por el rey de España Carlos III, Landívar embarcó rumbo a Ita­lia (1767), y ya no regresó a su país. Ca­recen de mayor interés sus pocas poesías castellanas, y tampoco hubiera pasado a la historia de las letras por sus sermones, ni por su Funebris Declamatio sobre el pre­lado Francisco Figueredo y Victoria.

Su obra fundamental, poema escrito en hexá­metros latinos, es la Rusticatio Mexicana (v.), cuyo título completo es Rusticatio Me­xicana, seu rariora quaedam ex agris Meocicanis decerpta, obra que ha motivado que algunos hayan llegado a llamar al autor Virgilio americano. En este caso, la indu­dable hipérbole no puede ser considerada con ironía, por la evidente trascendencia de la personalidad y la obra del ilustre es­critor latino nacido en Guatemala y for­mado en México.

J. Sapiña