Pamphilus Gengenbach

Nació hacia 1480, murió en 1525 en Basilea. Se conoce muy poco de su vida. Parece que pasó una juventud muy accidentada y fue tabernero y soldado aventurero. Vagó por Alemania y estuvo en Nuremberg, donde quizá aprendió el arte de la imprenta.

Después de 1509 lo encon­tramos fijado en Basilea, tipógrafo y librero. No fue hombre de cultura, sino un hombre del pueblo de ingenio vivaz, con tempera­mento de moralista agresivo y poeta de cier­ta crudeza plebeya: desarrolló una extraor­dinaria fecundidad de escritor y compuso opúsculos satíricos de diversos géneros, en los que atacaba los vicios de su tiempo. Ofrecen especial relieve sus tres Fastnachtspiele (v.), farsas alegóricas que se repre­sentaban en la víspera de la Cuaresma: la primera, Las diez edades de este mundo (v.) se representó en Basilea en 1516; al año siguiente, Nollhart (v.), y en 1521, enla­zándose con una afortunada farsa de Murner, El campo de los locos de amor (v.). En el ardor de las luchas religiosas, en los comienzos de la Reforma, el tipógrafo de Basilea tomó el partido de los protestantes, llevando a la nueva fe el mismo ardor con que había sostenido antes el culto católico, y escribió obras polémicas, especialmente contra Murner, el más batallador adversa­rio de los luteranos.

También su taller de imprenta se puso al servicio de la Refor­ma, y entre otras obras publicó en 1521 los libelos de Juan Eberlin, un ex franciscano, que defendió las ideas protestantes. G. ocu­pa un puesto importante en la historia de la literatura alemana porque fue el primer autor de farsas moralizadoras cuyo nombre se conoce con seguridad.

V. M. Villa