József Karman

Nació el 14 de marzo de 1769 en Losonc, donde murió el 3 de junio de 1795. Estudió Jurisprudencia en la Uni­versidad de Viena, y profundizó en las ideas racionalistas. En otoño de 1791 se estableció como abogado en Pest, y pronto logró intro­ducirse en la mejor sociedad de la capital, que apreciaba en él tanto al perfecto hom­bre de mundo como al espíritu indepen­diente, multiforme y abierto a cualquier ideal de progreso. En el año 1792 se adhirió a la masonería y participó activamente en la organización de la primera compañía dra­mática húngara; en 1793 elaboró un pro­yecto destinado a hacer de Pest el centro de la vida literaria, y en 1794 empezó a publicar el periódico Urania, redactado en gran parte por él mismo.

En los tres núme­ros de esta revista (la muerte sorprendióle durante la preparación del cuarto) y en el tratado Sobre el ennoblecimiento de la na­ción criticó duramente las atrasadas con­diciones de vida del país, pidió un cambio radical en las costumbres de los campesi­nos y defendió varias reformas que hasta pasados muchos decenios no serían com­prendidas. Su novela Los legados de Fanny (v.) constituye el primer eco húngaro de la moda literaria iniciada por el Werther (v.) de Goethe; sin embargo, en lugar de las cuitas de un hombre que se da muerte por amor narra el lento agostamiento de un corazón de muchacha roído por una pa­sión desesperada, y, a través de una prosa admirablemente rica en matices, llega a re­giones del mundo sentimental hasta enton­ces no exploradas por la literatura magiar.

E. Vàrady