Joâo de Deus Ramos

Nació en S. Bartolomeu de Messines (Algarve) el 8 de mar­zo de 1830 y murió en Lisboa el 11 de enero de 1896. En 1849 ingresó en la Facultad de Derecho de Coimbra; pero hasta diez años después no logra concluir una carrera uni­versitaria que él mismo define laboriosa «como la guerra de Troya».

Mientras tanto, había conseguido afianzarse en el ambiente universitario como notable poeta y logró una gran admiración del joven Antero de Quental. Vuelto en 1862 al Algarve, ingre­só en la redacción del periódico O Bejense, en la que permaneció hasta 1864. A esta época pertenece lo mejor de su producción poética, la cual, aparecida primeramente en diarios y revistas, fue reunida luego (1868) en un tomo con el título Campo de flores (v.). Elegido diputado, se traslada a Lis­boa en 1869.

Sin embargo, ajeno a la polí­tica, dedicóse por entero al perfecciona­miento de un sistema propio para la ense­ñanza de la lectura, que, con el nombre de Cartilha Maternal (1879), alcanzó gran di­fusión en Portugal y el Brasil, y sólo re­cientemente se ha visto descartado por otros métodos más modernos. Tal actividad le valió en 1888 el cargo de comisario general para la enseñanza de la lectura, y en 1895 grandes y afectuosas manifestaciones de los estudiantes portugueses en su honor.

La muerte del poeta, ocurrida el año siguiente, provocó un duelo unánime, y su cadáver, tras la celebración en Lisboa de unos fune­rales que se hicieron famosos por su pom­pa, fue sepultado en el monasterio de los Jerónimos, el panteón de los grandes hom­bres del país. En sus versos, de los que Teófilo Braga ofreció en 1893 una nueva edición ampliada, nuestro autor se revela poeta de inspiración fácil y muy dulce, do­tado de lozana sensualidad, suave melan­colía y cándida espiritualidad.

L. Estegagno Picchio