Ivan Kotliarevski

Nació el 9 de agosto de 1769 en Poltava, donde murió el 11 de no­viembre de 1838. En oposición a la tendencia seudoclásica, entonces de moda, inspiró sus propias obras en la vida del pueblo, para lo cual valióse del inmenso patrimonio folk­lórico de Ucrania, y elevó el lenguaje de este país a la categoría de idioma literario. Terminados los estudios secundarios en el seminario de Poltava, Kotliarevski dedicóse a la ense­ñanza; luego se alistó en el ejército, y tuvo una actuación distinguida en la guerra ruso- turca (1806). Abandonadas las armas con la graduación de capitán, se consagró a la lite­ratura, a los estudios etnográficos (es con­siderado el primer etnógrafo ucraniano) y a la formación de la juventud. Era de ca­rácter jovial y sereno; fue un verdadero amigo del pueblo, y, de acuerdo con su credo humanístico-liberal, dio la libertad a sus campesinos.

Enfermo, pasó los últimos años de su vida en un voluntario aisla­miento. Sus obras principales son La Eneida disfrazada (v.), poema burlesco en poco más de siete mil versos en el que aparecen evo­cadas las gestas de los troyanos personifi­cados en cosacos ucranianos; Natalka Poltavka (v.), comedia inspirada en la vida popular y aún hoy representada en los teatros de Ucrania, y El soldado brujo (v.); se trata de producciones en las que brilla el más genuino humor. El mérito de Kotliarevski fue y es indiscutible; algunas opiniones disiden­tes, en particular la de Kulish (v.), a quien el citado matiz humorístico parecía inade­cuado a la existencia dolorosa del pueblo de Ucrania, no han hallado eco. Nuestro autor es el creador de la literatura moderna de su país.

M. Lipovetzka