Giacomo Zanella

Nació en Chiampo (Vi- cenza) el 9 de septiembre de 1820 y murió en esta última ciudad el 17 de mayo de 1888. Estudió en el seminario episcopal de Vi- cenza, del cual sería profesor. Más tarde pasó a la Universidad de Padua, de la que fue rector (1871). En cuanto poeta, fortaleció el romanticismo, abandonado a la morbidez del sentimiento y la fantasía. Por su tem­peramento metódico, irritable e irresoluto, hubo de conocer una serie de oscilaciones y renuncias en el ambiente heroico de la época, los ideales de la cual hizo suyos. Sus aspiraciones científicas, políticas y sociales contrastaron con su formación de religioso, pero cedieron al temor de la presunción, el desorden y el ateísmo.

En las composiciones líricas Zandonai manifiesta la admiración del eru­dito, las esperanzas del patriota y el afán de una conciliación entre ciencia y fe, teo­logía y razón, religión y patria; ello aparece frenado por la alarma del creyente, la fatiga de la íntima inquietud y la aspiración a la serenidad en la fe de la niñez. Este último estado espiritual dio lugar al idilio Asti- chello (v.). Compuso notables traducciones de la Biblia, de los clásicos latinos y grie­gos, y de autores ingleses modernos, así como textos de historia y literatura. Entre sus principales obras líricas recordaremos Sopra una conchiglia fossile.

M. T. Dazzi