Francesco Landini

Nació en Fiésole en 1325 y murió el 2 de septiembre de 1397 en Florencia. Durante su niñez quedó ciego a consecuencia de la viruela. Dedicóse en­tonces al estudio del canto y de varios ins­trumentos. En 1346 compuso una canción con motivo del nacimiento de dos Visconti; hacia 1351 estuvo al servicio de Martino della Scala, y en 1364 fue laureado en Venecia como poeta por el rey de Chipre. Pasó la mayor parte de su vida en Floren­cia, en calidad de organista de la iglesia de San Lorenzo.

De él han llegado hasta nosotros varias composiciones, para voces solas o acompañadas de instrumentos, que atestiguan su capacidad creadora, en la que culmina todo el movimiento de la «ars nova» italiana (v. Canciones). En las obras de Landini la dulce melancolía sensual, el canto adornado, pero tranquilo, la belleza de la melodía y la agilidad de los ritmos se jun­tan en una alegre unidad de expresión espiritualmente emparentada con el maravilloso florecimiento contemporáneo de la lengua y la poesía italianas y con la revolución pictórica de Giotto.

C. Marinelli