Arthur Wing Pinero

Nació en Londres el 24 de mayo de 1855 y murió en la misma capi­tal el 23 de noviembre de 1934. Oriundo de Portugal, de familia israelita, vivió largo tiempo en Londres. Formó parte del Theatre Royal, con el que fue a Edimburgo como actor en 1874 y se presentó después en Lon­dres, en 1876, en el «Globe». Durante cinco años fue miembro de la «Lyceum Company» y escribió dramas de intriga, como 200 Pounds a Year (1877) y The Money Spinner (1880), cerrando el primer quin­quenio de actividad con una primera tenta­tiva, bastante afortunada, de drama serio, The Squire (1881). Fue hecho baronet en 1909. Aunque fecundo (escribió cerca de cuarenta dramas), Pinero no alcanzó nunca la plenitud artística, predominando siempre en él el dominio de la técnica teatral, ni concretó nunca su talento en un género deter­minado de drama.

Su producción, hasta fina­les de siglo, puede dividirse en farsas — al­gunas veces violentamente humorísticas — representadas casi siempre con éxito en el Court Theatre (The Magistrate, 1885; Dandy Dick, 1887; The Amazons, etc.), comedias sentimentales (Sweet Lavender, 1888; The Weaker Sex, 1888) y dramas serios (The Proflígate, 1889 y La segunda señora Tanqueray, 1893, v.) que representan un re­torno a la bien lograda tentativa de 1881. Inmediatamente después de 1890, ocupó Pinero un lugar de primer orden en el teatro in­glés, entonces totalmente aburguesado y empobrecido de temas. Casi toda su pro­ducción peca de convencionalismo, de mez­cla de verdad y artificio y no distingue el humorismo fino de la comicidad tosca; sin embargo, le procuró fama y riqueza. Ocho de sus dramas fueron publicados como «dra­mas sociales». Es patente que tal denomi­nación no puede atribuirse ni siquiera a las intenciones de Pinero, siendo la conciencia social precisamente el lado débil de su arte. Sus dramas eran tan agradables para los espectadores como exentos de lucimiento para los actores.

Si se hubiera de aplicar una etiqueta a la producción de Pinero, la más adecuada sería de la de «comedia doméstica», «de costumbres» o «comedia de fondo sexual». Su fama está también ligada a un tercer drama que alcanzó gran éxito, His House in Order (1906), definido por algu­nos como «psicológico». Indudablemente este drama revela un significativo cambio de tono del teatro inglés después de la revuelta del 1900. Entre los modelos franceses en los que Pinero se había inspirado, imitándolos, unos veinte años antes, y este drama, In­glaterra vivió la experiencia de Ibsen, cu­yas obras, traducidas por Archer, habían sido representadas por Gosse y Shaw. Su influencia, sin embargo, no fue duradera y la producción del comediógrafo continuó, alternando comedias briosas con pequeños dramas burgueses. Citemos entre ellas El alegre lord Quex (1898, v.) y La casa en­cantada (1922, v.).

E. Lépore Epifanía