Alfred Edward Housman

Nació en Bromsgrove (Shropshire) el 26 de marzo de 1859 y murió en Cambridge el 30 de abril de 1936. Combinó en sus composiciones líricas la pu­reza clásica del lenguaje con una melan­cólica y casi fatalista inspiración román­tica. Graduado en el St. John’s College de Oxford en 1882, trabajó, durante diez años, en el departamento británico de patentes. En 1892 llegó a profesor de latín del University College de Londres, donde enseñó hasta 1911.

Pasó luego a la Universidad de Cambridge; aquí fue nombrado «fellow» del Trinity College y dedicóse a la función docente hasta su muerte. Muy aficionado al estudio de los clásicos, dirigió una mo­numental edición de Manilio (1903-30) y la publicación de los textos críticos de Juvenal (1905) y Lucano (1926); las introduc­ciones a estas obras y a otros estudios clásicos de H. revelan seguridad, precisión y autoridad, y no carecen de notas polémi­cas y sarcásticas. Sin embargo, debe la fama a su primer volumen de poesías, Un mu­chacho del Shropshire (1896, v.), inspirado en el paisaje de su región natal; bajo una forma descamada, conscientemente sencilla y con el animado ritmo de las baladas po­pulares, se percibe el eco de un tenebroso pesimismo.

A unos veinte años de distancia siguió otra colección Last Poems (1922), donde figura la célebre poesía «Be still my son, be still»; póstumas, y gracias al inte­rés del hermano del autor, Laurence, apa­recieron las composiciones poéticas de More Poems (1936). El conjunto de esta produc­ción fue reunido en Collected Poems (1940). H. escribió también dos ensayos, uno de los cuales, The Ñame and Nature of Poetry (1933), originariamente una conferencia uni­versitaria, es él más discutido e interesante.

F. Mei