El Alcalde de Casterbridge (Thomas Hardy)

Un joven y borracho Michael Henchard vende a su mujer. Dieciocho años después, cuando él está bien situado, se reencuentran.

La historia se cuenta como si se tratara de un hecho real que el autor relata a quien lo lee de forma casi personal. El propio Hardy (que publicó la novela en 1886) sitúa la acción al menos cuarenta años antes, como recordando lo sucedido.

Después de los dos primeros capítulos en que se consuma la venta de Susan y la búsqueda de Michael, cuyo arrepentimiento le hace prometer no beber en 21 años (-En esta mañana del dieciséis de septiembre, yo, Michael Henchard juro ante Dios aquí, en este lugar sagrado, que no probaré ninguna bebida alcohólica durante los siguientes veintiún años, es decir, los años que llevo vividos. Y esto lo juro ante el libro que hay, delante de mí; y que me quede mudo, ciego y lisiado si quebranto esto juramento), Hardy traslada la acción directamente a Casterbridge, donde llegan Susan y su hija Elizabeth-Anne.

Además de Michael y su familia, hay otros personajes de importancia en la historia, como Donald Farfrae y, más adelante, otra parte del pasado de Henchard: Lucetta Le Sueur, o Templeman. Entre estos personajes que rodean al protagonista se desarrolla la historia de sentimientos, pasiones y tragedia que narra la novela.

De alguna forma dividida entre los que tienen secretos (Henchard, Susan, Lucetta) y los “inocentes” (Elizabeth-Anne y Farfrae) a los que hasta cierto punto manipulan buscando ya sea su propia conveniencia o conservar su amor, la historia se centra sobre todo en la historia del Alcalde y su, al parecer, inevitable destino.

Aunque se deduce lo que va a pasar y se adelanta la resolución de los misterios (en parte gracias a las pistas deliberadas del autor), esto no afecta al interés y disfrute de la novela, sostenida en gran medida por la psicología de los personajes.

Una de las principales relaciones de la historia se desarrolla entre Henchard y Farfrae, que hubiera podido ser el hijo que no tuvo, o quizá él mismo, que de amigo pasa a enemigo sin saber cómo, convirtiéndose en una especie de némesis del protagonista sin darse cuenta ni participar en ello y conservando su inocencia y bondad durante toda la novela.

También hay otras relaciones importantes, como las de Elizabeth-Anne tanto con Lucetta como con Farfrae que están muy bien desarrolladas.

De hecho, se muestran las personalidades de los cinco personajes principales, aunque en menor medida el de Farfrae, cuya vida interior es la que se trata en menor profundidad.

Casterbridge (en realidad Dorset, donde el autor escribió la novela y en que se basó para la descripción física de la ciudad y cuyos escenarios aún pueden reconocerse), sus paisajes y lugares, sus habitantes (que “ayudan” a desencadenar la tragedia con una cencerrada de broma), son parte de los personajes de la historia y se unen a los principales.

En momentos cruciales el propio pueblo está presente como parte de la escena:

En la parte baja de la ciudad había dos puentes…

Existía una marcada diferencia de estatus entre los que frecuentaban el puente próximo, de ladrillo, y los que frecuentaban el puente más alejado, de piedra. Los más plebeyos preferían el primero, adyacente a la ciudad; no les importaba la mirada del ojo público. Sus éxitos no habían sido demasiado grandes, y, aunque pudieran sentirse descorazonados, no veían su fracaso con ninguna sensación de vergüenza.

Los “misérables” que frecuentaban el puente más alejado eran de una estofa más distinguida. Entre ellos figuraban ciudadanos en quiebra, hipocondríacos, personas de las que se decía que habían «perdido su situación» por culpa propia o por mala suerte, los fracasados en las profesiones liberales, gente culta pero mal vestida que no sabía cómo librarse de las horas engorrosas entre el desayuno y el almuerzo…

De los hombres sorprendidos mirando de aquella manera se podía afirmar que el mundo no los había tratado bien por una u otra razón. Mientras que a los desgraciados del puente más próximo a la ciudad no les importaba que los vieran, y tenían la espalda hacia el parapeto para poder ver así a los transeúntes, los que se acercaban a este otro nunca miraban hacia la calzada ni se volvían al oír pasos, sino que, enfrascados en su mundo, observaban la corriente siempre que se acercaba un extraño, como si algún pez les interesara, aunque hacía ya muchos años que cualquier cosa con escamas había sido presa de pescadores furtivos.

A este puente acudía Henchard, como habían acudido otros desafortunados antes que él…

Esta es, pues, una novela de personajes, de seres humanos contradictorios, ni buenos ni malos, cuyas acciones muchas veces parecen inútiles ante la fuerza de la predestinación y la tragedia.

La novela ha sido adaptada a la pantalla varias veces; en forma de mini serie de televisión, en 1978 (con Alan Bates y Anne Stallybrass) y 2003, y hay una película de 2000, "The claim", cuyos personajes se basan en esta obra.

“El Alcalde de Casterbridge” se publicó en 1886, primero por entregas en la revista inglesa “Graphic” y en la norteamericana “Harper\’s Weekly”, y luego en forma de libro, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos.

(Gran Bretaña, 1840-1928)

Novelista y poeta inglés del movimiento naturalista, cuyos personajes, retratados con profundidad en su Dorset natal, luchan inútilmente contra sus pasiones y circunstancias externas.

Thomas Hardy publicó sus dos primeras novelas de forma anónima, “Remedios desesperados” (1871) y “Bajo el árbol” (1872).

Las dos siguientes, “Unos ojos azules” (1873) y “Lejos del mundanal ruido” (1874) (adaptada al cine en 1967), con su nombre, fueron bien acogidas. En ella retrata a Dorsetshire como el condado imaginario de Wessex, pero carece del pesimismo trágico de sus últimas novelas.

Después escribió algunas obras menores, como “Los Woodlander” (1887) y “Pequeñas ironías de la vida” (1884).

Junto a “Lejos del mundanal ruido”, sus mejores novelas son “El regreso del nativo” (1878), “El alcalde de Casterbridge” (1886); “Tess, la de los D\’Urbervilles” (1891), y “Jude el oscuro” (1895).

G. K. Chesterton escribió que Hardy "fue una especie de pueblo ateo pensando y blasfemando sobre el pueblo idiota".

http://reginairae.blogcindario.com/2005/06/00179-el-alcalde-de-casterbridge-de-thomas-hardy.html

Viaje a la historia de la publicidad gráfica. Arte y nostalgia

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»El Alcalde de Casterbridge (Thomas Hardy)»
ENLACE DE DESCARGA:
ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «El Alcalde de Casterbridge (Thomas Hardy)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

La bien amada (Thomas Hardy)

Jocelyn Pierston pertenece a una de las familias más importantes de Horada, una isla dedicada a la explotación de sus canteras. "Sin embargo, desea dedicarse al arte y aspira a ser uno de los genios más reputados de Inglaterra. Romántico empedernido, cree estar bajo los efectos de una maldición que le impele a perseguir a la amada ideal. Esta atracción, a la que su voluntad no puede oponerse, será la causa de su desdicha, y de una extraodinaria historia de amor que abarca cuarenta años de su vida y que queda reflejada en la relación que mantendrá con tres generaciones de la familia Caro, la abuela, la hija y la nieta. Con una precisión psicológica admirable y una excelente descripción de las situaciones, Thomas Hardy plantea en esta novela el sometimiento de las personas a su destino implacable. Y en este caso el destino del protagonista no es otro que una incesante búsqueda de su amada ideal.

http://lectoresempedernidos.mforos.com/1178114/6125148-la-bien-amada-thomas-hardy/

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»La bien amada (Thomas Hardy)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «La bien amada (Thomas Hardy)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI