Un mago de Terramar (URSULA K. LE GUIN)

magoTerramar es un mundo de islas rodeadas por un interminable océano y allí el joven Ged, un aprendiz de hechicero, llegó a la madurez. Su madre ha muerto hace mucho tiempo, pero su tía, una bruja de aldea, le enseña a dominar a los animales del cam­po y a los pájaros del cielo. Se gana el nombre de Gavilán, pues en este mundo de la magia el verdadero nombre de uno debe ser mantenido en secreto: el conocimiento de los nombres es la clave del arte del mago. A la edad de trece años Ged va a vi­vir con el mago Ogión. Éste capta un gran poder en el chico –Ged ya ha logrado defender su aldea contra una banda asesi­na de invasores, manipulando mágicamente el tiempo– y sabe que algún día ese inexperto muchacho llegará a ser un hechi­cero poderoso. Pero el viejo Ogión no fuerza el ritmo, pues Ged ha de aprender a tener paciencia como principio de la ver­dadera sabiduría:

 

Nada maravilloso acontecía, sin embargo, ningún prodigio. Ged pasó el invierno volteando las pesadas páginas del Libro de las Runas, mientras llovía y nevaba, y Ogión volvía de los bosques helados o de los prados donde pastoreaban las cabras, y se sacudía la nieve de las botas y se sentaba en silencio junto al fuego. Y el largo y reconcentrado silencio del mago llenaba la estancia, y también la mente de Ged, que a veces tenía la im­presión de haber olvidado cómo sonaban las palabras: y cuan­do al fin Ogión hablaba, era como si en ese instante y por pri­mera vez estuviera inventando el lenguaje …

Cuando llegó la primavera, vivaz y luminosa, Ogión man­daba a menudo a Ged a los prados altos de Re Albi en busca de hierbas, diciéndole que podía dedicar a esa tarea todo el tiem­po que creyera conveniente, con la libertad de pasarse el día entero vagabundeando por los arroyos crecidos con las lluvias, y por los bosques y campos húmedos y verdes bajo el sol. Para Ged cada una de aquellas salidas era una fiesta y nunca regre­saba antes del anochecer; pero no olvidaba las hierbas.

Más tarde fue a estudiar a la escuela para hechiceros de la mágica isla de Roke. Allí demostró ser un alumno sumamente capaz, pero cayó en desgracia cuando se lanzó descabellada­mente a una pugna por amor propio con otro estudiante. Una entidad maligna, una sombra o gebbeth, es liberada en el mundo por el intemperante manejo de Ged de fuerzas que aún no pue­de dominar. El muchacho está en riesgo de morir, pero es aten­dido y curado por los sabios maestros de Roke, y más tarde se marcha para ganarse la vida como hechicero común. Mientras vaga por las multitudinarias islas de Terramar, domestica drago­nes y vence otros antiguos peligros, pero en todo momento es acosado por la sombra maligna que es su responsabilidad exclu­siva y su carga espiritual. Finalmente, aprende a enfrentarse con el gebbeth: llega a conocer su nombre y a poder liberar al mundo de su sombra absorbiéndolo dentro de sí mismo.

Ésta es una bella historia, poética, emocionante y profun-da. Aunque trata de una magia de otro mundo, tiene una serena coherencia: los detalles sobrenaturales son desarrollados lógi­camente (e ingeniosamente), y en verdad todo el libro se basa en un sólido fondo de «realismo» antropológico y psicológico. De todas las novelas de literatura fantástica para lectores jóve­nes escritas desde la segunda guerra mundial, Un mago de Terra­mar (A Wizard of Earthsea) es la obra maestra. Ursula Le Guin (nacida en 1929) es una escritora más fina que C. S. Lewis, más lúcida que Alan Garner, más original que Susan Cooper o Joy Chant y más fluida que cualquiera de sus imitadores america­nos. Además de sus novelas de ciencia ficción, muy elogiadas, ha escrito dos libros más situados en el mundo de Terramar: Las tumbas de Atuan (1971) y La costa más lejana (1973). Son nove­las totalmente distintas, aunque Ged aparece en ambas.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Un mago de Terramar (URSULA K. LE GUIN)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Un mago de Terramar (URSULA K. LE GUIN)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

LAS TUMBAS DE ATUAN (Úrsula K. Leguin)

Esta vez no tenemos a Ged por protagonista, sino a Tenar,
una niña que es llevada al Lugar de las Tumbas, en la isla de Atuan, en
las Tierras de Kargad, al noreste del Archipiélago Interior de
Terramar, pues es reconocida como la reencarnación de la sacerdotisa de
los Sin Nombre, antiguos poderes de Terramar que dominan el Lugar de
las Tumbas, y que tiene el nombre de Arha, que significa "La devorada",
pues a la niña se le despoja de su nombre (aunque no es su nombre
verdadero, pues, y eso lo sabemos hasta En el otro viento,
los habitantes de Kargad, al no practicar la magia, tampoco tienen algo
así como "nombres verdaderos", como los hárdicos de las Islas
Interiores).

Así, la historia se desarrolla cuando Arha, habiendo cumplido los
trece años, recibe la totalidad de sus deberes y privilegios como
Sacerdotisa de las Tumbas, una de las cuales es el acceso al Laberinto
de las Tumbas, una suerte de pasadizos conectados en una catacumba,
donde se solía encarcelar a los más grandes criminales. Pero también se
oculta un tesoro como ofrenda para los Sin Nombre. Así pues, Arha
comienza a pasar algún tiempo recorriendo los pasadizos, hasta que
cierto día observa una luminiscencia en el laberinto, y descubre que se
trata de un intruso, un hombre, aunque ella no sabía qué era un hombre
porque en el Lugar de las Tumbas sólo se permitía el paso a
sacerdotisas, princesas, y eunucos. Y, recordando la descripción física
que la sacerdotisa Thar le había referido de los hechiceros de las
Islas Interiores, Arha concluye que este hombre lo es.

Sin embargo, antes de hacer nada contra él, Arha comienza a espiarlo
por mirillas que habían en los Templos sobre el laberinto, y cada vez
la fascinación en ella es mayor, hasta que es obligada por otra
sacerdotisa, Kossil, a atrapar y ofrecer al intruso en sacrificio para
sus amos, los Sin Nombre. Así, ayudada por su eunuco personal, Manan,
Arha atrapa al hechicero y lo encierra en una celda a la cual Kossil no
tiene acceso, y comienza a interrogarlo. Éste le hace saber que su
nombre es Gavilán, y que ha ido al Laberinto a robar un tesoro. Arha lo
maldice, pero al final su interés por el hechicero es cada vez mayor.
Finalmente, ante la exigencia de Kossil, quien comienza a hacer sentir
a Arha su mayor influencia dentro del Lugar de las Tumbas, Arha finge
sacrificar a Gavilán, pero en realidad lo lleva hasta la cámara del
tesoro de las Tumbas, y ahí lo encierra, prometiéndole volver. A
cambio, Gavilán la nombra por su nombre original, Tenar. Así, a la
mañana siguiente, Tenar recuerda todo lo que creía haber olvidado de
niña, y se da cuenta de que su verdadero nombre, su verdadera esencia,
no es la de "La devorada", sino la de Tenar, y eso la mortifica
enormemente. Decide entonces regresar a la cámara y liberar a Gavilán,
quien mientras tanto ha hurgado en el tesoro, y ha encontrado lo que
buscaba: la segunda mitad del Anillo de Erreth-Akbé. Tenar, quien tenía
la mitad de Gavilán pero que se la había arrebatado cuando lo capturó,
se la devuelve y así reúne las partes alrededor de la muñeca de Tenar
(el anillo parecía más bien un brazalete). Entonces Gavilán le propone
que ella huya con él, y al ver reunidas las partes, Tenar accede.
Gavilán le da entonces a Tenar la mayor prueba de confianza: su nombre
verdadero, Ged.

Entonces comienzan la huida, pero no sin la oposición de los
Tenebrosos, quienes emplean su poder para provocar un terremoto que
destruye El Lugar, pero que es contenido por Ged hasta que Tenar
consiga sacarlos de ahí. En un momento dado, Tenar flaquea, pero Ged,
que ha depositado su entera confianza en ella, la exhorta a mantenerse
firme, y es así que consiguen escapar de la cólera de las tinieblas.

Pero ahora Tenar no sabe qué hacer. Habiendo conocido tan solo El
Lugar y sus alrededores, no sabe nada del mundo exterior. Cuando ve un
bosque por primera vez, le parece el mejor lugar del mundo, y cuando ve
una pequeña fortificación, la toma por una poderosa ciudad. De pronto,
Tenar descubre que sólo gracias a Ged ha podido llegar hasta aquí, y
siente dolor cuando se entera que él no puede permanecer a su lado
porque otros lo necesitan, y que ella debe hallar, por sí sola, su
lugar en el mundo. De hecho, Tenar llora lágrimas de amargura durante
el viaje, pero finalmente comprende que, pese a lo que diga Ged, su
lugar no es en la maravillosa ciudad de Havnor, adonde la lleva para
regresar el Anillo a su origen, sino algo más tranquilo, donde pueda
encontrarse a sí misma, y Ged le propone llevarla con su antiguo
maestro Ogion, en Gont. Ella accede, y así, finalmente, llegan a
Havnor, donde todos los hárdicos la reciben con los brazos abiertos.

Versión española de Wikipedia

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»LAS TUMBAS DE ATUAN (Úrsula K. Leguin)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «LAS TUMBAS DE ATUAN (Úrsula K. Leguin)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

LA MANO IZQUIERDA DELA OSCURIDAD (Ursula K. Leguin)

La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. Le Guin Derribar tópicos es una labor más de purificación intelectual que de simple afán destructivo. Hoy, recién terminada la que se considera novela fundamental de Ursula K. Le Guin, y sin menoscabo de comentarios y reseñas realizadas por otros anteriormente, vengo con ánimo de suscitar debate. Derribar tópicos, digo, porque La mano izquierda… es una de esas novelas que entretienen y espolean el raciocinio y la reflexión no sólo sobre los temas de la obra en sí, sino en la relación con sus hermanas de las estanterías. Le Guin demuestra que el tópico, sostenido por unos cuantos, pocos pero muy significativos, de que la ciencia ficción sólo goza de su identidad más pura cuando sus temas hacen referencia a elementos sacados de las ciencias duras (matemática, física y similares: ver el revelador artículo de Charles Platt en Gigamesh 2, que supongo suscribirían muchos de los pertenecientes al núcleo duro del fandom), es una falacia. Existe una cf que bebe de las ciencias blandas: sociología, psicología…, y que es tan cf, tan hard, como la de más arriba, al igual que estas ciencias son tan ciencias como las otras, por mucho que pese a mecanicistas cuánticos, deterministas biológico-químicos y demás «istas» entronizados en sus poltronas académicas. La mano izquierda de la oscuridad es la epopeya de un planeta en que los sexos no están diferenciados permanentemente, sino en el que cada individuo, dependiendo de la época del año, como consecuencia de un curioso sistema de hermafroditismo genético, adopta los atributos sexuales femeninos o masculinos, indistintamente. Le Guin no se queda en la mera anécdota descriptiva del hecho científico, ni siquiera profundiza en las razones evolutivas que han llevado a una porción de la raza humana a tal estado, sino que opta por reflexionar sobre las implicaciones que la desaparición de los atavismos viriles/femeninos pueden tener sobre una sociedad, aderezando la trama con unas cuantas aventuras, viajes a través de regiones cada vez más espectaculares, y con una atípica historia de amor como hilo conductor. Y sus conclusiones son, cuando menos, curiosas y estimulantes. No así sus ligeros devaneos espiritualistas, influidos, se supone, por la implicación de la autora con tesis orientalistas cercanas al zen (creo). Dado que la teología y las filosofías no occidentales me tocan bastante de lejos, confieso mi ignorancia y me abstengo de comentar si sus postulados son correctos o no. De todos modos, ese leve tufillo pre new age que he percibido en las páginas de la novela ha sido lo que la ha hecho perder algo de valor en mi balance final. De La mano izquierda de la oscuridad se ha dicho muchas veces que es una obra maestra. No lo es, teniendo en cuenta que obras maestras debe de haber unas cien o doscientas en toda la historia de la literatura, y sólo tres o cuatro pertenecen al ghetto. Es, sin embargo, una novela magnífica y potente, dotada de una fértil capacidad de sugerencia, un lenguaje rico en expresividad, colorido y forjado con martillo maestro, sin fisuras, hermoso y sencillo como el de los cuentos de hadas que recordamos de la infancia. Porque eso es, en el fondo, la obra de Le Guin: un cuento de hadas para adultos con ganas de no dejar nunca de soñar .

Alberto Cairo en www.gigamesh.com

Gracias a Ebenezer por descubrirnos esa magnífica web.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»LA MANO IZQUIERDA DELA OSCURIDAD (Ursula K. Leguin)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «LA MANO IZQUIERDA DELA OSCURIDAD (Ursula K. Leguin)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI