Happines (TM), de Will Ferguson

Happiness, de Will Ferguson

Cuesta cada vez más encontrar una novela original, pero esta, sin duda, es una de ellas.

Happiness es una novela divertidísima dentro de la amargura subyacente en todo lo que comenta y del refljo salvaje y descarnado que hace, más que de la sociedad, de la vena psicológica que subyace tras los grenades problemas de nuestro tiempo.

Un editor de una editorial mediana busca el libro de éxito que haga despegar su carrera. No encuentra nada, y casi por casualidad, se ve obligado a publicar un extraño libro de autoayuda titulado Lo que aprendí en la montaña. Pero ese libro no es una obra de autoayuda más, basada en exigir el mínimo y ofrecer el máximo, sino que abarca todos los posibles temas del género y además funciona.

Lo que aprendí en la montaña sirve para dejar de fumar, mejorar el sexo con la pareja, acabar con el stress, la ansiedad, la tristeza, los problemas de autoestima y todo lo que se puede imaginar. Y sirve de veras.

Pero una sociedad en la que todo el mundo es feliz no tarda ni seis meses en irse directamente al carajo, porque la gente ni consume, ni trabaja, ni tiene preocupaciones ni se toma realmente la molestia de mantener en marcha el mundo. Así es como empiezan los problemas del editor, que sabe que todo es una maldita farsa al tiempo que se ve presionado por fuerzas de toda índole para que  frene de una vez ese maldito libro.

La novela es amena, ágil, bien equilibrada entre el humor y el drama, y muy cercana en ocasiones a la novela psicológica, con un interesante análisis de las motivaciones humanas y pro qué la gente se mantiene en marcha o se abandona al aburrimiento. Para mí, lo más interesante puede ser el rechazo del protagonista a esa felicidad de las vacas en las que se es feliz a fuerza de no pensar en nada y cómo poco a poco se ve arrinconado por gente que lo empieza a considerar un enemigo o un peligro para su estabilidad emocional.

El enemigo, casi siempre es el que piensa y no quiere ir con la corriente. Nada nuevo, quizás, pero si muy originalmente planteado.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Happines (TM), de Will Ferguson»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Happines (TM), de Will Ferguson»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Sólo un enemigo: el tiempo (MICHAEL BISHOP)

Sólo un enemigo: el tiempo

Es la historia de un negro norteamericano llamado Joshua Kampa.  Viaja por el tiempo unos dos millones de años hacia atrás, hasta un sitio de África oriental.  Allí se hace amigo de una tribu de homínidos, antepasados primitivos de la humanidad moderna, y finalmente «se casa» con una de sus hembras.  Ella muere en el parto y Joshua regresa a su propio tiempo con una hija, a finales de la década de 1980.  Podría considerársela una historia exagerada de amor a través del tiempo, si no fuera porque el tono de la novela es antirromántico.  Está narrada de manera displicente, socarrona y fríamente graciosa, a pesar de que en gran parte nos la cuenta el propio Joshua Kampa en primera persona.  Los detalles paleontológicos son de una soberbia imaginación, los paisajes africanos están hermosamente descritos, aunque el resultado final sea frío, agresivo y distante.  La prosa de Michael Bishop es culta, aguda, llena de giros latinos, aunque salpicada deliberadamente con expresiones coloquiales y bromas de mal gusto.  Este libro es la obra de un escritor talentoso y serio, pero a veces resulta difícil asegurar qué quiere decir.

Es una novela larga, y la historia es mucho más compleja que lo que he indicado hasta el momento.  Hay dos tramas arguméntales que se entrecruzan.  Los capítulos en tercera persona cuentan la vida de Joshua, desde su nacimiento ilegítimo en las cercanías de una base de la Fuerza Aérea Norteamericana en España hasta el momento en que, como antropólogo subvencionado por el gobierno, viaja a través del tiempo a fin de desvelar los misterios del origen del hombre.  La mejor parte de la novela no es necesariamente ciencia ficción: es directa, fiel en su descripción de la vida moderna, y está escrita con sensibilidad.  Joshua tiene relaciones tirantes con sus padres adoptivos.  Sueña -y los detalles son alucinatorios- con el África prehistórica, y todo sucede como si confundiera su angustia personal acerca de su verdadera filiación con una preocupación obsesiva por los antepasados de toda la especie humana.  Los capítulos alternados en primera persona constituyen el relato del propio Joshua sobre su búsqueda a través del tiempo.  No desciende al pasado por medios convencionales de cf; es decir que no viaja objetivamente.  Más bien sueña que él mismo se encuentra en un paisaje prehistórico; visita un mundo que es, en cierto sentido, imaginario, aunque respaldado por un conocimiento científico muy detallado.  A diferencia de sus sueños infantiles, sus sueños actuales se prolongan un largo tiempo y son tangiblemente sólidos.

Esta mezcla de paleontología, psicología y misticismo podría irritar a algunos lectores de cf, aquellos a quienes les gusta que la cf esté racionalmente fundada y que quieren que sus máquinas del tiempo sean auténticos vehículos mecánicos, no carruajes oníricos tejidos con rayos lunares.  En verdad, esto me irrita.  ¿Cómo puede Joshua Kampa volver con un niño de carne y hueso si el mundo que ha visitado es una mera proyección de su propia mente?  Obviamente, Bishop intenta mantenernos suspendidos en un mar de dudas, y ese suspenso puede fatigar a los lectores.  A pesar de todo, este libro me parece valioso por su vivida descripción del pasado remoto.  Bishop dota a sus imaginarios «mínidos» de digni-dad humana, de gestos y sentimientos elocuentes que compensan su falta de lenguaje.  Me emociona la muerte de Helen, el homínido femenino al que Joshua ha dado un nombre y su amor.

Michael Bishop (nacido en 1945) es uno de los trabajadores más constantes de la cf norteamericana contemporánea.  Permanentemente lucha contra el carácter sensacionalista y a veces infantil del género, intentando producir una ciencia ficción de calidad, que sea humana e intelectualmente atractiva.  En novelas como Stolen Faces (1977) y Transfigurations (1979) estuvo muy cerca de lograr su objetivo.  En Sólo un enemigo: el tiempo (No Enemy But Time) se aproxima más aún.  A mi juicio, este autor tiene todavía que producir una novela de cf plenamente satisfactoria (¡exigencia imposible!), pero no cabe duda de que se trata de un escritor que vale la pena tener en cuenta.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Sólo un enemigo: el tiempo (MICHAEL BISHOP)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Sólo un enemigo: el tiempo (MICHAEL BISHOP)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Caminando hacia el fin del mundo, de SUZY McKEE CHARNAS

Caminando hacia el fin del mundo

«Los hombres del Holdfast habían tratado durante mucho tiempo con desprecio a las criaturas depravadas conocidas como «fems». Para sobrevivir y reconquistar el mundo, los hombres necesitaban un enemigo común. Una creencia supersticiosa había hecho recaer en las fems la culpa de la terrible Destrucción que había acabado con el mundo. Eran los chivos expiatorios ideales.» Esto es lo que dice la cubierta de la primera edición de la novela. Las «fems» son, naturalmente, mujeres, a quienes se describe como despreciables esclavas de los hombres, en un mundo posterior a la catástrofe («contaminación, agotamiento y guerras inevitables entre pobla­ciones hacinadas y empobrecidas han devastado el mundo, deján­dolo reducido a un campo de malezas»). Es una novela cruel, no sólo por su agresivo sentido político, sino también por la ilimitada y libre imaginación que exhibe Chamas. William S. Burroughs ha elogiado el libro, y es fácil comprender por qué.

En la empobrecida tierra del Holdfast, que apenas sobrevive cultivando cáñamo y algas marinas, los varones son absoluta y patológicamente dominantes. Las mujeres hacen todo el trabajo pesado y sucio. Normalmente se las mantiene en habitaciones especiales, vigiladas por hombres jóvenes con látigos, y son explota­das y humilladas de todas las maneras posibles. Hasta se les corta el cabello para fabricar telas. No es sorprendente que los hombres que rigen esta horrible organización tengan rasgos psicológicos peculia­res; por ejemplo, les aterroriza la Luna en el cielo nocturno, pues creen que es «el ama de todas las fems y de lo vil que hay en éstas». Todos los varones son criados juntos en la Casa Comunal de los va­rones y ningún hombre sabe quién es su padre ni, mucho menos aún, su madre. Ningún hombre, por supuesto, excepto uno, un re­belde llamado Eykar Bek, quien decide buscar y matar a su padre, y de esa manera desafiar el fundamento de toda esta loca sociedad.

Es un escenario radiante, impactante y a veces bastante cru-do, vívido y grotesco como una buena tira cómica. Se trata, por cierto, de una historia reductio ad absurdum, pero realmente sensible. En su búsqueda, Eykar Bek cuenta con la ayuda de su amante homosexual Servan dLayo, conocido como el Soñador Obscuro. Estos hom­bres, en busca de aliados, llegan a penetrar en el lóbrego submundo de las fems. Una vieja desquiciada, líder natural de las mujeres, les entrega, como regalo, a una joven llamada Alldera. Ha sido ilegalmente «entrenada en la velocidad» (tiene bien desarrollados los músculos de las piernas) y Bek llega a sospechar que está dotada de una inteligencia insólita. Después de mucho viajar y de mucha vio­lencia, Alldera y Bek comienzan a entenderse. No es una relación de «amor» –en la novela no hay lugar para el amor–, pero Bek se ve forzado a reconocer que, después de todo, Alldera es un ser inde­pendiente con su propia dignidad. El acercamiento entre ellos se produce poco antes de que Bek, en un último frenesí suicida, loca­lice a su padre y lo aniquile, destruyendo también toda una ciudad y gran parte del Holdfast. Alldera sobrevive, ahora «mujer libre», y escapa a los bosques, donde un día se encontrará con las tribus de las amazonas. Las posteriores aventuras de Alldera se cuentan en la segunda novela de Chamas, Motherlines, de 1978.

Caminando hacia el fin del mundo (Walk to the End of the World) es un excelente ejemplo de la ciencia ficción feminista que floreció en los Estados Unidos en la década de los setenta, alentada tanto por el movimiento feminista como por la obra de Ursula K. Le Guin. Suzy McKee Chamas (nacida en 1939) tiene una imagina-ción más dura que la de Le Guin. La novela es una crítica no sólo de la natu­raleza sexual de la sociedad contemporánea, sino tam-bién de las tradicionales historias de aventuras de cf, ese «entrete-nimiento para muchachos», que nunca nos parecerá el mismo después de haber leído este libro.

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Caminando hacia el fin del mundo, de SUZY McKEE CHARNAS»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Caminando hacia el fin del mundo, de SUZY McKEE CHARNAS»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI

Algo más oscuro que la noche (Thomas Glavinic)

Titulada originalmente en alemán «los trabajos de la noche«, esta novela se editó en España como Algo más oscuro que la noche, seguramente para evitar que su título indujera a confusión con otros temas más prosaicos.

En algunos catálogos han clasificado esta obra como literatura de terror, lo que no hace sino demostrar que las editoriales no leen los libros: sólo los venden. Se trata de una novela inquietante, peor hasta el punto de poder considerarla una obra de terror, sino más bien un juego psicológico sobre la soledad, la importancia de los demás y el olvido.

La premisa inicial de esta novela es  conocida y no muy original: un hombre que por circunstancias desconocidas se queda como único ser vivo en el mundo, y pasa el tiempo rebuscando por todas partes para saber si hay alguien más. La trama fantástica, la posible trama, no existe en absoluto,  aunque en todo momento aparece esbozada. El verdadero centro de la novela es el horror del que se encuentra solo y la devaluación de todo lo que le rodea.

Un día cualquiera, el protagonista despierta y empieza  su rutina habitual. Baja a la parada del autobús, pero el autobús no aparece. No hay personas por las calles, ni animales. Nadie. El silencio se ha adueñado de Viena, la ciudad donde siempre ha vivido. Los periódicos son todos del día anterior. En la radio y la TV tan solo hay ruido, ninguna emisión. Ahí empìeza la búsqueda de los otros y la lucha contra su mente, que es el verdadero y gran enemigo.

 El protagonista no se pregunta lo que ha sucedido. No es eso lo que le interesa, sino la progresiva caída del protagonista en la paranoia, en la disociación del ego, la inevitable inmersión en una locura que sin embargo parece lúcida. ¿Cómo puede alguien soportar la absoluta soledad? ¿Puede un hombre resignarse a no encontrarse nunca más con nadie? ¿A no mantener una conversación? ¿A no sentir un contacto humano, un roce, una caricia, un beso?

El lector asiste a una paulatina desintegración de su personalidad, de la que surge una nueva psique bastante desequilibrada. Glavinic consigue dotar al relato de una atmósfera opresiva en la que el protagonista, a pesar de saberse solo, se asusta hasta de su propia sombra. El desasosiego se instala en su vida y en la mente del lector, acompañando a Jonas en un camino que solo puede terminar con desencanto.

El mundo despoblado tiene una cualidad de pesadilla, saca a relucir todos los miedos ancestrales del ser humano, de modo que la oscuridad se convierte en un enemigo temible, fuente de desconocidos terrores, donde, a pesar de que la razón le dice que no hay nada en ella la mente no puede evitar poblarla de infinitas amenazas.

Y las cosas que lo rodean, todas accesibles y abundantes, todas a su alcance, van perdiendo valor poco a poco, hasta que cambia la escala de cotización. Si en los primeros días de su soledad el protagonista abandonó su viejo coche delante de un concesionario de automóviles deportivos de lujo y cogió el que más le gustó, ahora, poco a poco,se va dando cuenta de que hay ciento, miles de coches como ese y todos al alcance de su mano, peor ninguno contiene recuerdos de su vida, de su novia y de su pasado como lso cntiene el suyo, y vuelve de nuevo en su ´busca, dispuesto a cualquier cosa para mantenerlo en funcionamiento el mayor tiempo posible. Lo mismo sucede con otro objetos: trata de buscar los platos de casa de su padre, y recuperar cuanto sea posible de sus cosas y de su entorno, y hasta va en busca de su novia al extranjerol por ver si puede recuperar algunas de sus cosas.

El problema de la soledad se acrecienta, se descontrola, y afecta a todas las facetas de la vida. El protagonista es diseñador de muebles y lo hace pro gusto, pero cuando se sienta a trabajar, por el placer de trabajar, no puede evitarpensar en para qué´ diseña esos muebles si nadie los construirá, si nadie lo pondrá en su casa. Los demás pueden ser un estorbo, pero son también los que dan algún sentido a lo que se hace.

El final, que no contaré, por supuesto, es toda una legoría de lo que desaparece y lo que no, con una lectura llena de posibilidades en cuanto a las ideas que suscita., En el mundo no quedan ni personas ni animales; sólo plantas. Pero hay una posibilidad, una concreta, de sentirse de nuevo acompañado y al protagonista le hierve la cabeza pensando en ella, en si aún encontrará alguien allí. El final, como digo, es una apoteosis de lo que es la cultura, la Humnidad como conjunto global y la fuerza de las ideas frente a la realidad.

Un libro totalmente recomendable

FICHA DEL LIBRO
ENLACE AL LIBRO: CONVERTIR ESTE LIBRO «
TÍTULO=»Algo más oscuro que la noche (Thomas Glavinic)»
ENLACE DE DESCARGA: ENLACE DE DESCARGA (En el banner vertical)
REFERENCIA Y AUTOR: «Algo más oscuro que la noche (Thomas Glavinic)»

PDF


FORMATOS DISPONIBLES: EPUB,FB2,MOBI