La nave de los necios_Sebastian Brant

La nave de los necios_Sebastian BrantTodos, sin excepción, quedamos retratados en esta curiosa nave. Todos somos protagonistas.

Una enorme nave cargada de necios, que da cabida a todos los integrantes de la sociedad, está a punto de naufragar. Una crítica feroz a la sociedad del momento, que de no ser porque su lenguaje la delata, bien podría serlo al momento actual y su necedad.

Se publica en 1494, en la ciudad suiza de Basilea. La nave de los necios (Narrenschiff), o de los locos, está compuesta por 2079 octosílabos pareados, con los que el maestro de la sátira retrata a todos sus contemporáneos.

Ninguna clase social escapa a la vista del autor, que embarca a todos los locos en un viaje por las aguas de los ríos renanos para llegar al reino de la locura, aunque nunca lleguen a desembarcar.

Con minuciosidad, el autor revisa desde la realeza a lo más bajo de la sociedad, siendo todos cómplices del deterioro y la decadencia a la que se ve sometida. Reyes y criados, clérigos y ateos, sin distinción de género ni de clase, son todos ocupantes de esta nave a la deriva; todos aportan algo al declive de la sociedad del siglo XV, en el que se encuadra esta obra de Sebastian Brant.

Ningún vicio, ninguna maldad queda oculta a la vista de Brant, que llega a retratar a más de cien locos, 111 en concreto, pecadores, personajes de carnaval, gente sencilla y hasta el propio Ulises, tratado como un necio más.

Además de la grandísima obra literaria que es, sorprende a los amantes del grabado, con un buen número de xilografías, algunas de ellas atribuidas al propio Alberto Durero amén de otros maestros renacentistas como Haintz-Nar o Gnad-Her.

 

Los años de peregrinación del chico sin color_Haruki Murakami

Los años de peregrinacion del chico sin color_Haruki Murakami

¿A qué se enfrenta un hombre sin color, derrotado por la sociedad, por su círculo más íntimo y arraigado?  Se enfrenta a si mismo

Y si no es capaz de comprender, de entender, las razones de ese involuntario aislamiento, se enfrenta a algo peor: al vacío. Ese vacío que llevará al protagonista al borde de la ruptura más drástica consigo mismo y con el mundo, que hará que el suicidio y la muerte sea la única alternativa.

A partir de ahí, del fondo del vacío, sólo la voluntad le hace levantarse para ir descubriendo su color en el mundo.  Centrado en sus estudios, emerge como un hombre capaz, activo y sobresaliente en su campo.

Durante años, la incertidumbre acerca de lo ocurrido en el pasado le va reconcomiendo; alguna vez buscará la amistad, sin ataduras, y otras veces  buscará  sexo, sin complicaciones también. Elementos necesarios para caminar sin ver el paisaje.

Sólo cuando necesite entregarse por completo, será cuando se vea apremiado a hurgar en el pasado, a descubrir lo acontecido y a bucear en su propia historia. Descubrirá así, la razón de la  segregación a la que se ha visto sometido, sus propias paranoias mezcladas con la realidad que le irán completando los colores de un cuadro pintado en la juventud.

Su pandilla, su sostén juvenil y cordón umbilical con la sociedad, el rechazo al que se ha visto sometido por sus integrantes y todo lo que nunca supo de sí mismo y de lo que él creía el centro de su universo. Los amores adolescentes, las fantasías reprimidas, las curiosas relaciones sociales que se establecen mediante la pertenencia, o no,  a un lugar determinado o la solidaridad que une a personas del mismo sexo, por el mero hecho de serlo.

Todo sale a la luz, únicamente, cuando se vuelve al pozo.

El lustre de la perla_Sarah Waters

Nancy, Nan, esMaquetación 1 una inocente jovencita que trabaja en el negocio familiar, en la costa de Kent, limpiando y vendiendo ostras. Se apasiona por asistir a los estrenos de musicales en una población cercana y en una de las sesiones descubre a una actriz, Kitty, por la que seguirá acudiendo, noche tras noche, durante toda la temporada.

Lo que comienza siendo admiración en la distancia, acabará en amistad y enamoramiento. Kitty propone a Nan acompañarla a Londres, ese Londres victoriano cueva de vicios y crisol de virtudes, donde vivirán con pasión su relación hasta que termina. Vagando por las calles, en las más oscuras zonas de ese Londres, consentirá en dedicarse a la prostitución con caballeros que buscan jovencitos y será el divertimento travestido de una viuda sin inhibiciones que la utilizará para su entretenimiento y el de su entorno.

Finalmente conoce a Florence, una activista socialista, que le dará el calor de un hogar y ante la que Nan desnuda su alma, confesándole su pasado. Florence y Nan comienzan entonces a despertar a un sentimiento mutuo que las mantendrá unidas, a pesar de la reaparición de Kitty.

La autora mezcla, como algunas opiniones ya han dicho, el erotismo y la picaresca. Se trata de una narrativa viva, ágil, que no esconde pero que es capaz de manejar con absoluta fortuna los momentos de erotismo explícito, sin rebajarlos a lo vulgar. Junto a ese erotismo, Nan es una superviviente; es capaz de salir a flote aún en los peores momentos, bien sea a través de la sumisión, bien sea a través del engaño y las artimañas.

Por lo demás, el propio título desvela el tema de fondo de la novela. “Tipping the velvet” es una frase hecha, datada en la época victoriana, para referirse al sexo oral; su traducción al castellano mantiene, con acierto semántico, esa misma intención.

La felicidad es un té contigo_Mamen Sánchez

Divertida, ligera, agLa felicidad es un te contigo_Mamen Sanchezradable de leer. Todo ello corresponde a esta novela que, pese a su aparente sencillez, va desgranando un entramado de pequeñas historias alrededor del  hilo principal.

Un lenguaje sencillo y cotidiano que se va engarzando con estudiada exquisitez, llegando a descripciones muy intensas de conceptos abstractos, como la sensación causada por un beso.

La historia del gentleman inglés que acude a España para cerrar la delegación de una importante editorial y se encuentra con la oposición de cinco mujeres fuertemente unidas por los lazos invisibles de la amistad y el apoyo mutuo, no es toda la historia contada. De esta, se descuelgan, como bugambillas, pequeñas historias de amor, de misterio y de duende.

Cada personaje tiene su propia enjundia; cada uno lleva a cuestas su cruz y su destino, como pequeños afluentes que, inevitablemente, vierten a la corriente principal.

Un mundo femenino, vistro a través de los ojos de mujeres que no dudan en actuar cuando la situación lo requiere y que buscan la solución a un problema de desenlace, prácticamente, irreversible.

Entre los masculinos, también encontramos personajes de fuerza. Aparecerá Manchego, un inspector de policía clave en el devenir de los acontecimientos, mezcla de rudo hombre de provincias y caballero español, romántico empedernido. Y, cómo no, el inglés, el gentleman seducido por el embrujo de una mujer y una tierra.

Junto a este último, una familia de la nobleza inglesa, con su flema y sus pecados, como, a fin de cuentas, todas las familias, provengan estas de donde quieran.

Luchas de poder, ingenio, amor, maltrato, misterio. Nada, o casi, fuera de lo común y, sin embargo, extraordinario. Todo ello aderezado con ese punto de gracejo español que tan familiar nos resulta.

¿Será también una historia de fantasmas?.  ¡Ea, pues que lo sea!.

La playa de los ahogados_Domingo Villar

La playa de los ahogados_Domingo Villar¿Quién mejor que un gallego para desquiciar a cualquier otro que no lo sea?.  Tal vez sobre eso sepa mucho Rafael Estévez, ayudante del comisario Leo Caldas, quien pese a los vanos intentos que realiza, es incapaz de entender el modo de ver la vida y, sobre todo, de dar respuestas, que tienen estos habitantes del noroeste de España.

Una muerte marca el comienzo de esta novela que se desarrolla en las Rias Bajas, en Vigo más concretamente. El cadáver de un pescador que el mar traerá a la playa, que devolverá de su gran estómago, será el  inicio de una serie de pesquisas que llevarán a la resolución del caso.

La difícil relación del hombre con sus congéneres en un mundo rural donde el código de honor entre los hombres del mar, la palabra dada y la hombría – en su mejor sentido – , valían más que cualquier otra cosa.

La trama no se complica demasiado, aunque siendo gallegos quienes dan las respuestas, nunca se sabe por dónde va a transcurrir la investigación. Estévez, desbordado, tendrá que ir aprendiendo poco a poco a entender la manera de expresarse y de pensar  de esas gentes.

El comisario Leo Caldas, más curtido en las relaciones con sus paisanos, irá dando los pasos necesarios para resolver el asesinato, a la vez que desgrana la relación que mantiene con su padre.

Temas recurrentes para un autor que desarrolla su obra a la vera del Atlántico, en ese lugar en el que, algunos creyeron, se ubicó el paraíso: mar, muerte, aceptación o fatalidad y sorna.

Lleno de humor, del humor gallego, que tanto viene como va y lo mismo sube que baja, sin dejar nunca de estar en el mismo lugar; un libro que también nos habla de muerte, que en esta región esquinada de la península se asume como una parte más del camino, cotidiana y sin estridencias.

Si eres gallego o gallega, te identificarás; si no lo eres pasarás un rato entretenido y, para todos,  os hará sonreir un curioso Libro de idiotas.