Madame Crisantemo, Pierre Loti

[Madame Chry­santhème]. Novela de Pierre Loti (Julien Viaud, 1850-1923), publicada en 1887. En este libro, dedicado al Japón, el autor describe con imaginación y delicadeza, arte que es característico en él, y con vigilante gusto por los matices y el ambiente, las impre­siones de una estancia en Nagasaki. Defi­nirlo como novela resulta inexacto. La his­toria del matrimonio del teniente de navío Loti con la pequeña Flor de Crisantemo, graciosa muñeca con ojos atónitos y son­risa imborrable, es sólo un tenue pretexto para unir un capítulo con otro y para pin­tar una fiesta popular, una figura de mu­chacha, una montaña florida y una parlan- china reunión de «musmés». No existe amor entre Loti y su «musmé»: solamente los une la costumbre y la fuerza de un contrato. Así, pues, cuando llega la orden de mar­cha, el teniente Loti está casi contento por ello, y Crisantemo dedica los últimos mo­mentos anteriores a la separación a com­probar si las monedas recibidas de su ex marido tienen el peso requerido. El libro, como otros del mismo Loti, tiene hoy día una importancia primordialmente documen­tal: típico ejemplo y determinante a la par de aquel exotismo fin de siglo que fue una de las corrientes más vivas del gusto del ayer. Hay que recordar que el motivo del relato fue recogido y aprovechado para una popularísima opereta inmediatamente pos­terior, La Geisha. [Trad. de Vicente Diez de Tejada (Barcelona, 1931)].

G. Alloisio

La carrera de marino le procuró el me­dio de desarrollar y completar su temperamento: le hizo dar la vuelta al mundo, a través de todas las formas de la natura­leza y de la vida; hizo más agudas su per­cepción y sus melancolías. La vocación li­teraria nació en él de la idea que sólo el libro podía fijar en una realidad duradera algún fragmento de su «yo» y de aquel mundo perpetuamente en fuga. (Lanson)

Entre los grandes artistas que han existi­do, Loti es el menos capaz de intelectualismo. (Du Bos)