La Mala Ley, Manuel Linares Rivas

Comedia en tres actos y en prosa del comediógrafo español Manuel Linares Rivas (1878-1938), estrenada en febrero de 1923, por María Guerrero, en el Teatro Lara de Madrid.

Aficionado el autor a llevar al teatro problemas y tesis jurídicos, plantea en su obra la injusticia que encierra la ley de herencia, favorable a los hijos con perjuicio del progenitor su­perviviente. Adúcese para la demostración el caso de don Lorenzo, a quien sus des­cendientes directos, huérfanos de madre, llegados a la mayor edad, exigen la en­trega de la legítima, sin consideración a las dificultades económicas por que atra­viesa, a causa de quebrantos y contratiem­pos en su fortuna, independientes de su honrada y buena voluntad. De entregar la legítima, hipotecando y malvendiendo lo que le resta, don Lorenzo se quedará arrui­nado, en la mayor miseria. Los hijos, egoís­tas y descastados, no ceden, y el pobre se­ñor, que los crió con cariño y regalo, es víctima, como el rey Lear, de la más negra y despiadada ingratitud. Sólo le consuela su hija Cristina,, cordera fiel y abnegada, llena de amor y de piedad filial, que será, al fin y al cabo, y para el desenlace dra­mático bellamente optimista, la que con­jure el peligro con ayuda de la noble pro­tección de Dionisio, muchacho enamorado de Cristina, inteligente y generoso, que es­pera ganarla por su constancia y lealtad y no comprarla por su dinero. Todo esto y los tipos secundarios que completan y ornamentan la arquitectura dramática, há­bilmente pergeñada, ha ganado para la obra la aprobación del público.

C. Conde