Vida de Goethe, Hermán Grimm

[Goethes Leben]. Bio­grafía publicada por Hermán Grimm (1828-1901)  , en 1876, después de sus famosas bio­grafías de Miguel Ángel y Rafael. Cons­tituye un conjunto de las lecciones expli­cadas por él en la universidad de Berlín durante les semestres 1874-75.

Ajustándose a la concepción «heroica» de Carlyle, Emer­son y Gervinus, Grimm ve en la historia la obra de unos pocos grandes guías espiri­tuales: Grecia tuvo a Homero; Italia, a Dante; los ingleses, a Shakespeare, y los alemanes, a Goethe. Éste creó su lengua poética, la ciencia, la filosofía y la conver­sación culta, y, a través de la independencia y la unidad de la lengua, les formó para la unidad y la independencia política. Como en la Alemania bismarekiana e industriali­zada de la segunda mitad del siglo XIX parece ser Goethe el campeón de un mundo ya sobrepasado, Grimm, que gracias a su padre y a su tío — los grandes filósofos Wilhelm y Jakob — y a su esposa, hija de Bettina von Arnim, había mantenido con­tacto con todos los amigos de Goethe que todavía vivían, se siente como cabalgando entre las dos épocas y quiere hacer com­prender a la nueva generación que, pese a los cambios en las costumbres, el autor del Falisto (v.) continúa siendo una figura eter­namente viva que se adelantó al tiempo y que aunque la cultura alemana se hundiese resurgiría como un personaje mítico, cual nuevo Homero, para representarla.

Al deli­near su biografía no se limita a realizar un minucioso examen y enumeración de los numerosísimos documentos que tiene a su alcance, ni se pierde contando anécdotas o acontecimientos secundarios, sino que selec­ciona y refiere solamente aquellas experien­cias vitales y literarias que explican el nacimiento y la formación de las obras más conocidas. En lugar de apoyarse en las fuentes externas o de archivo, prefiere los escritos donde el propio Goethe, «gran histo­riador, precisamente porque es un gran artista», crea ante nosotros su mundo fan­tástico y real, que la investigación filológica más meticulosa no alcanzaría a reconstruir. En cambio, va evocando sucesivamente, con suma atención, el ambiente historico- político; estudia de modo acabado las obras y los caracteres de las principales persona­lidades alemanas y extranjeras que ejercie­ron influencia sobre Goethe, así como analiza, con un cuidado que revela la colaboración de Grimm en el Diccionario Alemán, la evolución de la lengua y del estilo goethianos.

Los sucesivos descubrimientos y des­arrollos de su pensamiento en torno a Goethe fueron expuestos por Grimm, bien en los Fragmentos [Fragmente], publicados des­pués de su muerte por R. Steig (2 vols. 1899-1902), bien en los Quince ensayos (v.), gé­nero en el que fue un maestro insuperable en Alemania.

L. Vertova