Prosopopeya, Benito Teixera Pinto

Poema en octavas publi­cado en Lisboa en 1601, obra de Benito Teixera Pinto, natural de Pernambuco (1545), Brasil, y dedicada a Jorge de Alburquerque Coelho, capitán y gobernador de Pernam­buco, Nueva Lusitania. Aunque débil imi­tación de los procedimientos de Camóes, y desprovisto de la belleza y nobleza de los Lusiadas (v.), no merece ser del todo ol­vidado, si se tiene en cuenta la mezquin­dad del ambiente, en los inciertos albores de las letras brasileñas.

El valor histórico supera en gran manera al valor artístico, pues en lugar de poesía pura y desintere­sada sólo tenemos aquí retórica. Contiene una descripción, de «Recife» (el parque) de Pernambuco, que es una de las primeras manifestaciones del amor hacia las bellezas exóticas del propio país. La obra es citada sobre todo porque en la edición de Lisboa si­guen al poemita dos interesantes escritos en prosa: la «Relación del naufragio hecho por el mismo Jorge Coelho, viniendo de Pernam­buco la nave San Antonio en el año 1565» y un «Diálogo de las grandezas del Brasil», ambas obras muy superiores a la poética, sobre todo la última, muy apreciable por las numerosas informaciones relativas a las condiciones del Brasil en el siglo XVII.

Los historiadores y los críticos más importantes de la literatura brasileña no están de acuer­do en atribuir a Teixera de Pinto la pater­nidad de la obra; pero finalmente, el detrac­tor más autorizado de la misma cedió en su intransigencia, confesando que le parecía que el «Diálogo de las grandezas» perte­nece efectivamente al misterioso y tan dis­cutido poeta de la Prosopopeya.

G. A. Magno