Platón en Italia, Vincenzo Cuoco

[Platone in Italia]. Novela histórica de Vincenzo Cuoco (1770- 1823), publicada en 1804-1806. Es libro muy famoso, por su tema y por las afirmaciones que se enlazan con toda la vigorosa obra educativa y política del autor del Ensayo histórico sobre la revolución napolitana de 1799 (v.).

Cuoco finge haber puesto en len­gua italiana un antiguo manuscrito griego, y remediado con añadiduras y restituciones las lagunas del texto. Según esta narración, el ilustre filósofo ateniense, fue a Italia con su amigo Cleóbulo, y sus viajes, sumamente instructivos para el conocimiento de la anti­gua civilización itálica, lo llevan a Tarento donde lo hospeda Arquitas, a Sibaris, a Crotona, Locris y Capua. En cada ciudad las costumbres de los habitantes, las refe­rencias a las poblaciones vecinas, las alu­siones a la civilización antigua y a la con­temporánea son los temas más naturales de observación; desde las armas a la política, y a las artes; Cuoco tiene así manera de extenderse libremente acerca de las institu­ciones sociales, las leyes que gobiernan a los pueblos, y el magisterio de la filosofía. La obra, compuesta de cartas y variados razonamientos, halla unidad propia en el itinerario filosoficoarqueológico de Platón.

Mientras las descripciones de los usos anti­guos le ofrecen ocasión de hablar abun­dantemente de las costumbres de la Magna Grecia, por otra parte le proporcionan los elementos polémicos para reconocer la exce­lencia de la civilización itálica, con la que Platón se pone en instructivo contacto. Es­tos dos temas dominan la novela y son su osamenta más perceptible, a expensas de sus intereses propiamente artísticos. En su forma exterior, típicamente didáctica, la no­vela está sin duda alguna inspirada en las Aventuras de Telémaco (v.) de Fénelon y, sobre todo, en el Viaje del joven Anacarsis a Grecia (v.) de Barthélemy; pero la serie­dad de investigación y el franco espíritu patriótico emparentan en realidad la obra de Cuoco con el Antiquísimo saber de los italianos (v.) de Vico, y lo hacen preclaro precursor de la Primacía moral y civil de los italianos (v.) de Gioberti. De aquí la gran fortuna de este libro en el período del «Risorgimento» y especialmente (también por medio de las reimpresiones clandestinas de la tipografía de Capolago) durante los años en que se difundía por Italia la obra maestra de Gioberti.

C. Cordié