Crónica de Pitti

[Crónica]. Es una es­pecie de autobiografía, editada por vez pri­mera en 1720 y, posteriormente, en 1905, debido al particular interés de Giosué Carducci, con la que Bonaccorso Pitti (si­glos XIV-XV) aspiró a dejar memoria a sus hijos y nietos de sus arriesgados viajes, em­bajadas, dignidades obtenidas, en una pala­bra, del decoro y el honor que, gracias a él, había alcanzado el nombre de los Pitti, con el fin de ponerles en guardia contra los peligros de los que había conseguido librarse milagrosamente y despertar en ellos la magnanimidad y la firmeza en los pro­pósitos, que acrecentarían todavía más aquel nombre que él les legaba. Se trata de un fin didáctico, común, por lo tanto, a todas las crónicas domésticas. La presente nos proporciona, mejor que cualquier otro li­bro, una viva imagen de aquella gran bur­guesía florentina que dirigió el gobierno de la República desde la caída de los Ciompi (1382) al advenimiento de Cosme de Médicis (1434), y que fue llamada oligarquía. Si se disimulan las rudezas y la absoluta falta de escrúpulos que son peculiares de Bonaccorso, el vigor del contenido, la afa­bilidad en la conversación y la exquisitez del cortesano le sitúan junto a un Niccoló de Uzzano, a un Reinaldo degli Albizi, a un Filippo Corsini y a un Gino di Neri Capponi. Asimismo este librito explica, mejor que muchos estudios farragosos, cómo Flo­rencia pudo hacer frente a Gian Galeazzo Visconti y obligarle a un duro desgaste de todas sus energías, tanto en Italia como en Europa.

G. Franceschini