Cáucaso, Taras Sevcenko

[Kavkaz]. Poema político ucra­niano de Taras Sevcenko (1814-1861), escri­to en 1845. Está dedicado a la memoria de Jacobo Balmen, patriota ucraniano, amigo del poeta, muerto en el Cáucaso durante la guerrilla sostenida por los caucásicos con­tra los conquistadores rusos. El Cáucaso, para el poeta, es el lugar de los sufrimien­tos y del dolor humano, de las incesantes luchas de los pueblos por su libertad, en contraposición al imperio ruso, donde «todo se calla» bajo la opresión del régimen za­rista. Desde los tiempos de Prometeo allí se derrama la sangre para un mejor porvenir de la humanidad, y también el amigo del poeta ha derramado allí su sangre «no por Ucrania, sino por su verdugo», habiendo «ingerido la copa moscovita repleta de ve­neno». El poeta se levanta contra el odiado régimen ruso, que por doquier deja tras de sí un mar de sangre y de lágrimas y busca la perfección sólo en la construcción de cárceles. El poeta se lanza luego contra toda ambiciosa hipocresía, que corrompe las al­mas y hace nacer tantos renegados de la propia patria. Le repugna el fariseísmo de los falsos devotos, que tratan de «incendiar en nombre de Cristo este dulce paraíso». Sin embargo no desespera; está seguro de que el espíritu es inmortal y libre pese a la obra de los tiranos: «Luchad y venceréis, Dios mismo os ayudará». El poema, escrito en tiempos de las guerras por la conquista del Cáucaso, fue una de las causas de las crueles persecuciones sufridas por el poeta por parte de las autoridades rusas. Prohibi­do durante mucho tiempo en Rusia, se ha convertido luego en uno de los poemas más populares de Sevcenko.

E. Onatskyi