Audiencias Del Rey Don Pedro, Lope de Vega

Comedia histórico-legendaria de Lope de Vega (1562-1635), que, entre las muchas del «Fénix», había quedado inédita en la Bi­blioteca del Duque de Osuna, hasta que Menéndez Pelayo la publicó en las edicio­nes de la Real Academia, aunque ya la había estudiado — manuscrita — Shack. Pa­rece que Lope debió escribir esta obra en Sevilla, pero la fecha no se ha precisado, debiendo pertenecer a su etapa «media». Recoge el tema del rey don Pedro como «justiciero» y no «cruel», según fue usual en el teatro de nuestro Siglo de Oro y aun en el Romanticismo. Se mezcla la parte que da título a la obra con una intriga de amor, ajena al rey. Éste hace sus «justicias y fa­llos», en un lugar de Sevilla, próximo al Alcázar, como recordó en la misma época Rodrigo Caro. Uno de los temas que se apuntan en la obra es el del zapatero y el prebendado (que pasó a la primera parte de El zapatero y el rey, v., de Zorrilla). En la obra se recogen motivos estrictamente históricos, como la del cautiverio de don Pedro en Toro, y la de la muerte «del rey Bermejo» en Sevilla, según la IV Crónica General. Lope quiere justificar este hecho ordenado por el rey, presentando como traidor al Bermejo, en cuya escena dice don Pedro estos versos lapidarios: «Rey que delitos abona / es indigno de ser rey / porque ejecutar la ley / es conservar la co­rona». Se trata de una obra excelente y variada. Entre las escenas extrañas al rey, es delicioso el ambiente muelle, sevillano, de la «noche apacible y fresca», con que empieza la comedia. Alaba Lope la «gran­deza, lealtad y liberalidad» de la Sevilla semiárabe del siglo XIV. Puede el drama relacionarse, en parte, con El montañés Juan Pascual y Primer Asistente de Sevi­lla, de Hoz y Mota.

A. Valbuena Prat